Comisarios de la sierra evitan robo de madera en Guerrero

Miembros de la Asamblea Popular de los Pueblos de Guerrero han parado al menos a 15 camionetas en los últimos días que transportan madera talada de forma clandestina en Chilpancingo.

Chilpancingo, Guerrero

Habitantes de pueblos ubicados en la sierra de Chilpancingo detuvieron a una persona que transportaba madera cortada en forma clandestina, hecho que se suma a la detención de al menos 15 unidades en situaciones similares los últimos cuatro días.

Alrededor de las 18:00 horas, integrantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Guerrero (APPG), que mantienen un retén en la salida poniente de Chilpancingo le marcaron el alto al chofer de una camioneta de redilas con capacidad de carga para tres toneladas.

El conductor es un hombre de alrededor de 50 años que se identificó como Salvador y dijo que bajaba de la comunidad de Coapango, perteneciente a Chilpancingo.

Pidieron que se abriera la caja de la unidad y encontraron al menos 30 trozos de madera, algunas piezas eran troncos verdes, aunque Salvador sostuvo que solamente transportaba piezas que había encontrado tiradas.

Los comisarios que participan en el retén de la APPG discutieron la solución que darían al problema; la primera opción fue en el sentido de notificar del hecho a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), la segunda en permitirle el paso, pero hacerle saber que esa sería la última ocasión, para la próxima ya se le detendrá y consignará ante las autoridades.

Salvador aceptó el condicionamiento, explicó que era la primera vez que hacía un viaje de madera y que pensaba venderla para que de ella se hicieran cajas para empaquetar fruta.

Anticipó que la ganancia seguramente sería mínima.

Nicolás Chávez dijo que con este caso, son 15 las camionetas cargadas con madera clandestina que se interceptan en dicho punto, en algunos casos se ha optado por bajar los trozos y entregarlos a las autoridades de las comunidades en que se realizó la tala, sin embargo no tiene un cálculo respecto al volumen de la madera interceptada.

Recordó que históricamente, la sierra de Omiltemi ha sido víctima de depredación forestal, lo que ha colocado en riesgo su vigencia como principal fuente de abastecimiento de agua para la capital de Guerrero.

En el retén de la CETEG se tiene el cuidado de no permitir el paso de unidades cargadas de basura, porque algunos puntos de la carretera que va hacia Coapango ya eran utilizados como tiraderos.

También se revisan las cajuelas de las unidades para evitar que se tiren cadáveres en los pueblos de la zona, ya que ese era un fenómeno que comenzaba a cobrar fuerza, lo que generaba problemas para los habitantes con las autoridades.