• Regístrate
Estás leyendo: Superávit de agua en las principales presas del país
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 07:22 Hoy

Superávit de agua en las principales presas del país

Está garantizado el abasto para los próximos tres años, informa Roberto Ramírez de la Parra, director de la Conagua; inician exploración profunda en la delegación Iztapalapa.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

Las abundantes lluvias que cayeron este año —5 por ciento superiores al promedio—, dejaron un superávit de agua en las principales presas del país, con lo que se garantiza el abasto para los próximos tres años, informó Roberto Ramírez de la Parra, director de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

“En este momento tenemos un superávit en las 206 presas principales de abastecimiento a la población, tanto para la parte de la vivienda, para el uso diario de la población, como para la parte agrícola, que representa tres cuartas partes de lo que consumimos o de lo que usamos del agua disponible en el país”, señaló el funcionario.

Al presentar el “Balance en materia hídrica 2017”, Ramírez de la Parra dijo que ahora México cuenta con “99 mil millones de metros cúbicos en nuestras presas, y significa unos 6 mil millones de metros cúbicos arriba de lo que normalmente tenemos en esta época del año”, con lo que “podemos abastecer a la población todo 2018, todo 2019 y parte de 2020, en su consumo diario, y en la parte agrícola está asegurado el ciclo que comenzó en octubre pasado y que termina en septiembre de 2018”, aseveró.

Detalló que en esta ocasión no son las presas del sureste las que tienen el superávit, pero aunque se encuentran por debajo del promedio, no son niveles alarmantes.

“De las presas más importantes de Chihuahua, La Boquilla, solamente se ha abierto en ocho ocasiones en 100 años. Una de esas ocho fue este 2017, porque llegamos a más de 99 por ciento de su capacidad y por un tema de seguridad decidimos abrirla”, indicó.

De tal forma, refirió Ramírez de la Parra que, si bien distintas zonas del país enfrentan problemas por desabasto de líquido, se debe a la falta de infraestructura para hacerla llegar a los lugares más alejados, uno de los principales retos de la administración.

En ese sentido, señaló que en el caso de Iztapalapa, “el último eslabón del Sistema Cutzamala”, iniciarán los trabajos de perforación de un nuevo pozo megaprofundo, a 2 kilómetros, en el Cerro de la Estrella en Iztapalapa, para realizar los estudios en busca de una nueva fuente de abastecimiento para esa zona de la capital.

“No es que nos falte el agua, sino que tenemos que llevar infraestructura que nos permita acercarla hasta ese lugar de una mejor manera. En el caso de ciertas zonas del Valle de México, lo que estamos haciendo son los pozos megaprofundos que nos permita abastecer con infraestructura más cercana.

“Lo vamos a empezar en unas dos o tres semanas, ahorita estamos moviendo la máquina perforadora con que Pemex nos está apoyando, con la cual se perforan pozos petroleros. Estamos estudiando esa parte del subsuelo, no es que en este momento podamos garantizar que ya se convierta en una nueva fuente de abastecimiento.

“Creemos y los técnicos del Instituto de Ingeniería de la UNAM consideran que sí puede ser una nueva fuente de abastecimiento por la calidad del agua que estamos encontrando”.

Sin embargo, se requiere encontrar 10 pozos con las mismas características de calidad para considerarla una nueva fuente de abastecimiento; si es viable, esperan dejar de extraer agua del subsuelo y en un plazo de 15 años llegar a sacar la misma cantidad de líquido de pozos profundos, como del acuífero superficial.

METAS

Ramírez de la Parra aseguró que logró superarse la meta de alcanzar una cobertura de 94 por ciento de abastecimiento de agua e incrementar la cobertura de saneamiento en 15 por ciento, logrando una cobertura de 64 por ciento a la fecha.

Sin embargo, en materia de drenaje llegaron a 92.6 por ciento de la cobertura, cuando la meta fue de 94 por ciento.

“Decidimos que la prioridad número uno era la cobertura de agua potable a la población que no la tiene, y me refiero principalmente a la de la zona rural. Es por ello que cuando nos sentamos con las entidades federativas y los municipios a otorgar los programas y los subsidios que tiene la Conagua, fijamos esa prioridad, aunque ellos no quisieran (...) O lo hacemos nosotros o no lo hace nadie, porque piensan que eso no reditúa en votos”.

En su balance, Ramírez de la Parra aseguró que septiembre fue el más complicado “en la historia de la Conagua, superado por 1985”, porque 10 millones de personas se quedaron sin agua en Ciudad de México y ocho estados del país, debido a la infraestructura hidráulica dañada.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.