ENTREVISTA | POR EUGENIA COPPEL

Pedro Kumamoto Diputado electo independiente al Congreso de Jalisco

El ganador sin partido, 25 años y 18 mil pesos, habla sobre lo que viene para él y su proyecto de política centrada en los ciudadanos.

"No me suelten", pide Kumamoto a sus seguidores

México

Uno sabe que Pedro Kumamoto no es un candidato típico cuando el joven de 25 años llega a votar a su casilla asignada y lee en voz alta y con sonrisa un poema de Octavio Paz:

“Mi abuelo, al tomar el café,

me hablaba de Juárez y de Porfirio,

los zuavos y los plateados.

Y el mantel olía a pólvora.

Mi padre, al tomar la copa,

me hablaba de Zapata y de Villa,

Soto y Gama y los Flores Magón.

Y el mantel olía a pólvora.

Yo me quedo callado:

¿de quién podría hablar?”


Ese 7 de junio, él quería hablar de la esperanza. Del apoyo ciudadano que le permitió postularse como candidato independiente a una diputación en el Congreso de Jalisco. Y aunque entonces aún no lo sabía, ganar el curul del distrito 10 de Zapopan (con 39% de los votos) y convertirse en el primer diputado local electo sin partido.

A dos días de su triunfo, todos quieren hablar de -y con- Pedro Kumamoto. Su agenda se ha saturado como nunca. Y aún así, el joven responde por teléfono, y a toda velocidad, a algunos cuestionamientos sobre lo que viene para él y su proyecto de política centrada en los ciudadanos.

“Les pido que no nos soltemos”, dijo la noche del domingo en su discurso de celebración. También pidió a sus seguidores mantenerse cerca en las buenas y en las malas y no perder la postura crítica hacia su trabajo. Sólo así -dijo- podrá romperse la lógica de los partidos políticos.

Su triunfo sucede en un momento que también es histórico para Jalisco: un estado hasta ahora dominado por el bipartidismo PRI-PAN. En estas elecciones, sin embargo, sus municipios más importantes (Guadalajara, Zapopan, Tlajomulco, Puerto Vallarta) han decidido virar hacia la izquierda moderada del partido Movimiento Ciudadano (MC).

¿Qué se puede lograr con una sola diputación de 39 en el Congreso de Jalisco?

─Esta diputación local es importante, porque no habrá mayorías ni absolutas ni relativas y esto romperá la lógica anterior del Congreso. En el escenario que se perfila (17 diputados del PRI-PVEM, 14 de MC, 4 del PAN, 2 del PRD, uno de Nueva Alianza y un independiente), las agendas legislativas conjuntas serán el día a día. Un voto podrá marcar la diferencia.

¿Confías que podrás ejercer una nueva forma de hacer política en una institución tradicional?

─Sin duda. Podemos esperar un desarrollo renovado, oxigenado: los partidos vienen de una contienda en la que están divididos. Necesitan legitimarse ante la población en el camino a las elecciones para gobernador. Desde esa perspectiva, tendrán que diferenciarse.

¿Tienes definidas tus prioridades al llegar al Congreso?

─Tengo incluso prioridades anteriores: impulsar la modificación a la Ley Orgánica del Congreso para que yo pueda hacer mi trabajo como independiente. En septiembre, mi prioridad será la participación ciudadana: agendas que le quiten poder a los partidos políticos y le den mayor poder a las personas. Reglamentar figuras como el plebiscito, el referéndum y la consulta popular. También quiero proponer que la iniciativa #3de3 se convierta en ley, lo que permitirá ver cómo va creciendo el patrimonio de nuestros políticos, y asegurarnos de que no se van a enriquecer a costa de nosotros.

Durante su campaña, Kumamoto se sumó a dicha iniciativa -también llamada Candidato transparente- lanzada por el Instituto Mexicano de la Competitividad.

El joven declaró un patrimonio de 178 mil 700 pesos, donde se incluía su coche Toyota de 2008. En su declaración de intereses, o las actividades que podrían interferir con sus funciones, registró un crédito educativo en la universidad jesuita ITESO por 224 mil pesos, y su colaboración con dos organizaciones civiles: el observatorio Jalisco cómo vamos y Wikipolítica, de la que es fundador.

Y en su declaración fiscal se anotó un estatus suspendido, ya que hasta ahora no percibe ingresos. Aún vive en casa de sus padres, en una colonia de clase media al sur de Zapopan. Y cuando comience a recibir su sueldo de diputado, según sus compromisos de campaña, donará el 70% del mismo a proyectos que “empoderen” a la ciudadanía de su distrito:

“Jalisco es el estado que más paga a sus diputados con 110 mil 809 pesos mensuales por concepto de dieta. Creemos que el servicio público tiene que tener correlación con sus representados (...)”, sostiene Kumamoto en su página web.

Su candidatura recibió un presupuesto público de 18 mil 626 pesos. El resto -alrededor de 250 mil- lo adquirió gracias a micro-donaciones: ninguna podía exceder el monto de 7 mil y un pesos, la cantidad que se gastó en el proceso de recolección de firmas para postularse como diputado sin partido. La razón para limitar las aportaciones, explicó en otra entrevista, es que “no tiene sentido ser independiente en lo político y dependiente en lo económico”.

El electorado de tu distrito (296 mil votantes) tiene un perfil de clase media informada y con acceso a Internet ¿Qué tan decisivo fue el trabajo de calle en tu campaña?

─Completamente decisivo. Nuestra candidatura fue a tocar las puertas del distrito 10; nos encontramos con el electorado en los cruceros de las calles, en sus autos. Estuvimos en tianguis, en universidades y en distintos espacios. Definitivamente reforzó la campaña en redes y ambas se pudieron vincular.

¿Cuáles son los principales problemas que detectaste en el distrito 10?

─Los más importantes son el tema de seguridad, la creación de empleos, acabar con la corrupción, la movilidad, los espacios y servicios públicos y el uso de suelo.

Kumamoto es bisnieto de un inmigrante japonés que se instaló en Chiapas, e hijo de un asesor financiero y una comerciante. Cuando era aún más joven, pensaba que dedicaría sus días a las letras. Específicamente a la poesía. Y decidió cursar la licenciatura en Gestión Cultural en el ITESO con la idea de fundar su propio sello editorial.

Pero en ese camino se dio cuenta que “o tu haces la política o alguien más la hace por ti. Y a mi no me gusta la forma en que han hecho política por mi”, dice tajante. “Por eso decidí involucrarme y participar en la toma de decisiones de la comunidad a través de la política”.

¿Que significa para ti la esperanza?

─Es mi emoción motora favorita, porque es uno de los sentimientos que nos permite crear. Es el antónimo del miedo. La esperanza es creer que las cosas pueden estar mejor si te involucras, actúas y haces algo más.

¿No temes que, una vez dentro del poder legislativo, tu movimiento se corrompa?

─Precisamente por eso es que les pido a las personas que me ayuden, que se involucren, que me jalen las orejas cuando vean que eso está sucediendo. Les pido que no me suelten.


Twitter: @EuCoppel