Sofocan incendio en rancho de Tizimín

Organismo solicita reforzar operativos en la zona para prevenir y combatir los siniestros.
Brigadistas y empleados de la hacienda apagaron el fuego.
Brigadistas y empleados de la hacienda apagaron el fuego. (Especial)

México

Brigadistas de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) y personal de Bienes Ecoforestales contuvieron la noche del sábado un incendio presuntamente provocado y que puso en riesgo una plantación de 840 hectáreas de teca en el Rancho San Miguel en Tizimín, Yucatán.

Después de seis horas de labores, 22 trabajadores del rancho y siete brigadistas contra incendios controlaron el fuego y evitaron su propagación.

Durante las maniobras, un empleado del Rancho San Miguel sufrió lesiones menores.

El director de Bienes Ecoforestales, Rubén Quezada, dio parte a las autoridades municipales de Tizimín y a la propia Conafor para esclarecer los hechos y determinar el origen del incendio.

Existen antecedentes de siniestros provocados intencionalmente en propiedades del área, con el fin de desmontar selva y extender plantaciones de maíz y soya, con los consecuentes daños al entorno.

Quezada alertó sobre ese tipo de acciones y remarcó la necesidad de reforzar los operativos para la prevención y el combate a los incendios forestales.

Relató que, alrededor de las dos y media de la tarde del sábado, un trabajador del Rancho San Miguel circulaba en motocicleta por la carretera Colonia Yucatán al Puerto El Cuyo y observó a dos personas no identificadas al introducirse al vecino Rancho San Carlos, propiedad del empresario Jacobo Xacur.

Minutos después fue detectada una columna de humo proveniente, al parecer, del Rancho San Carlos, e inmediatamente se dirigió personal a constatar si se trataba de un incendio.

Al confirmarse la presencia de fuego en el Rancho San Carlos y su avance hacia el Rancho San Miguel por el viento norte de esos momentos, se puso en marcha el plan de ataque contra incendios con la participación de 22 trabajadores residentes en los poblados cercanos.

En cuanto se pudo se dio parte a las autoridades municipales y de la Conafor, pero solo se obtuvo el apoyo de siete brigadistas contra incendio, sin presencia de más personal ni equipo mayor para el combate a siniestros forestales de la delegación en Yucatán.

El combate al siniestro se prolongó hasta las 9 de la noche, cuando el cambio de la dirección del viento generó fuego en el Rancho San Carlos, por lo que reiniciaron las tareas de los brigadistas.

Se comunicó al personal del Rancho Alegre, propietarios también de Rancho San Carlos, que su terreno se estaba quemando, a lo que respondieron que enviarían personal a combatirlo, sin que así ocurriera.

Afortunadamente, los vientos amainaron y el siniestro no se propagó.