Por socavón, suspenden y cesan a personal de SCT

El presidente Enrique Peña Nieto ordena una investigación y pide no hacer “juicios anticipados” sobre las causas de la tragedia en el Paso Express.

México

El presidente Enrique Peña Nieto instruyó al secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, para que en el caso del socavón que se originó en el Paso Express de Cuernavaca y en el que murieron dos personas, sean retirados del cargo “quienes sean supervisores o funcionarios implicados con responsabilidad directa en supervisión y mantenimiento de esta obra”, de manera que puedan realizarse las investigaciones correspondientes y deslindar responsabilidades.

Entrevistado al finalizar la conmemoración del Día del Policía en las instalaciones de la Policía Federal en Iztapalapa, el mandatario federal informó que instruyó a la Secretaría de la Función Pública “para que realice una auditoría sobre la obra que se ha realizado; es prematuro hacer juicios anticipados de cuáles fueron las causas, el origen y lo que ocasionó esto”.

Al preguntársele sobre las denuncias previas de vecinos que alertaban sobre posibles fallas en la obra, señaló:

“Es importante que se realicen los peritajes, la debida investigación, y que sea hasta entonces como se puedan deslindar responsabilidades, ya sea de funcionarios, la empresa o cualquiera que sea la causa que haya ocasionado el socavón. Solo quiero reiterar mi más sentido pésame a los familiares y amigos de las víctimas”, resaltó el Ejecutivo federal.

En tanto, el secretario de Comunicaciones y Transportes explicó que el delegado de la dependencia en Morelos, Jorge Luis Alarcón, no informó a sus superiores acerca de la advertencia de vecinos de Chipitlán sobre las fallas en el drenaje que, finalmente, provocaron un socavón en el Paso Express de Cuernavaca, donde murieron dos personas.

“No solamente no me informaron, ninguno de los colaboradores centrales tenía información de lo que estaba aconteciendo”, puntualizó en entrevista con Azucena Uresti, en MILENIO Televisión.

El funcionario federal reconoció que existe un oficio del pasado 30 de junio que fue enviado por ciudadanos a la delegación de la SCT, documento que se recibió el 3 de julio para advertir de la falla en el drenaje.

Alarcón, sin embargo, no avisó ni alertó de que había una afectación en la obra, como era su obligación, y por eso fue despedido, puntualizó el secretario.

Manifestó que además de Alarcón, cinco funcionarios han sido separados de sus cargos y dos fueron removidos temporalmente, mientras continúan los peritajes para determinar por qué sucedió la desgracia.

A pregunta expresa sobre si renunciará a la dependencia, Ruiz Esparza manifestó que el cargo “no es de uno”, y pidió esperar los resultados de las auditorías.

Consideró que este lamentable hecho es parte de “los riesgos en las decisiones que uno toma.

“No es la función del secretario ir viendo piedra por piedra, hay empresas profesionales que hacen eso”, sostuvo.

El funcionario indicó que Orba Ingenieros elaboró el proyecto ejecutivo de la obra, a la que calificó como una empresa muy seria y “quizás la más prestigiada”, cuyo contrato se realizó a través de Banobras.

Respecto a si el gobierno federal puede cancelar el contrato de construcción de la torre de control del nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México con la empresa Aldesa, responsable también del Paso Express, aseguró que hay que esperar a la investigación y a que concluya el peritaje.

“Lo que sucedió es inaceptable, hay que esperar para saber cuáles fueron las causas. Ojalá fuera una cuestión simple y sencillamente de opinión: hay que hacer un análisis técnico”.

Se le preguntó si se mantendrá en el cargo y si se exime de responsabilidad.

“No me eximo de la responsabilidad, repito, el cargo no es de uno, uno asume riesgos, toma decisiones; nada más hay 5 mil empresas contratadas por la SCT, hay 14 mil licitaciones y no hay una sola inconformidad.  Yo a esto le he hecho frente, fui a ver a los vecinos, estuve con los afectados”.

Agregó: “Llevamos 6 mil 500 kilómetros construidos en el país en diferentes carreteras, y afortunadamente ninguna con algún problema, salvo este que tenemos aquí. Pero en fin, es el riesgo que toma uno como secretario”.