• Regístrate
Estás leyendo: Sistema de monitoreo del Popocatépetl es obsoleto
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 12:54 Hoy

Sistema de monitoreo del Popocatépetl es obsoleto

Se necesitan 256 aparatos y solo hay presupuesto para 23: Cenapred; el volcán demanda supervisión visual, sísmica, geodésica y geoquímica: Protección Civil.
Publicidad
Publicidad

El Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), de la Secretaría de Gobernación (Segob), advirtió que el equipo con el que cuentan las 11 estaciones del Sistema de Monitoreo del Volcán Popocatépetl necesita ser modernizado, para lo cual requiere de al menos 256 nuevos aparatos especializados, pero este año solo cuenta con recursos suficientes para comprar 23.

Desde el año 2015, el Cenapred solicitó la compra de 233 equipos por un monto de 96 millones de pesos que permitirían tomar datos en campo, supervisión, mantenimiento preventivo y correctivo a las estaciones de monitoreo distribuidas en el volcán, además de que posibilitaría el desarrollo de análisis relacionados con la dinámica de suelos.

Sin embargo, según información proporcionada por el Cenapred, los 233 equipos no fueron adquiridos por falta de recursos y este año se cuenta con un presupuesto de 6 millones 400 mil pesos, con lo que se solicitó comprar 23.

De acuerdo con una ficha técnica de un proyecto de inversión registrado ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, se trata de cuatro estaciones sísmicas portátiles, cuatro estaciones de registro sísmico de velocidad, dos equipos de espectro diverso, cuatro módulos de entrada analógica universal, cuatro monitores de variables geofísicas, dos monitores, dos sondas y un penetrómetro dinámico ligero a energía variable.

En los próximos días será emitida la convocatoria a una licitación pública nacional para la adquisición de dichos instrumentos.

En el documento, el Cenapred describió que entre sus funciones está realizar cuatro tipos de monitoreo en el volcán: visual, sísmico, geodésico y geoquímico, de los cuales el más importante es el sísmico, para lo cual cuenta con 11 estaciones de monitoreo.

Sin embargo, “debido a que las estaciones de campo del Sistema de Monitoreo del Volcán Popocatépetl llevan operando casi 20 años, la mayoría de los equipos requieren ser modernizados por las difíciles condiciones climatológicas a las que están expuestas y porque algunas piezas se han perdido, debido a fallas y degradaciones técnicas; además hay algunos que han sido destruidos por vandalismo en la zona del volcán”.

Además, el Cenapred cuenta con un Laboratorio de Estructuras Grandes, uno de los más grandes en América Latina, que ha sido utilizado durante 22 años, pero “debido a la edad de los equipos, el desarrollo de nuevas tecnologías para el análisis de estructuras y al incremento en la demanda, se tiene la necesidad de restituir o renovar el citado laboratorio, así como incrementar la capacidad de parte del equipo para realizar pruebas”.

Por ello, aseguró, se requiere aumentar el número de estaciones de monitoreo volcánico y habilitar las que se encuentran siniestradas o con falta de componentes, modernizando los equipos y optimizando su funcionamiento, así como adquirir equipos para análisis de fenómenos y proyectos de investigación.

En su solicitud de adquisición, el Cenapred explicó que si no se autorizan las compras, podría seguir brindando el apoyo técnico al Sistema Nacional de Protección Civil; sin embargo, “debido a que las medidas de optimización no garantizan la disponibilidad y óptimo funcionamiento de los equipos, es previsible que los actuales informes y servicios proporcionados podrían mermar su alcance, la calidad y oportunidad”.

Entre los servicios afectados por no completar la renovación están la investigación experimental en geotecnia y el monitoreo hidroquímico de volcanes activos.

250 MIL PERSONAS, EN EL RADIO

De acuerdo con la ficha técnica del proyecto de inversión de Cenapred, en el primer círculo de influencia del volcán Popocatépetl habitan unos 250 mil habitantes, pero las afectaciones de una eventual erupción podrían alcanzar los 100 kilómetros a la redonda, sobre todo con la caída de ceniza, lo cual afectaría a cerca de 25 millones de mexicanos.

Luis Felipe Puente, coordinador de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación (Segob), informó que tan solo en los 25 kilómetros alrededor del volcán actualmente habitan más de 360 mil 151 personas, de las cuales 171 mil 553 son hombres y 188 mil 568, mujeres; además, hay 35 mil 600 adultos mayores de 60 años. En la zona hay 105 mil 305 viviendas, 131 centros de salud, 850 escuelas, 92 mercados, 31 hoteles y 57 bancos y 25 gasolineras.

El Instituto de Geografía de la UNAM estimó que al menos 18 municipios asentados en un radio de 15 a 50 kilómetros del volcán, en los estados de México, Puebla, Morelos, Tlaxcala y Ciudad de México, son vulnerables ante la erupción del volcán.

Hugo Delgado, vulcanólogo y director del instituto, alertó que poblaciones como Amecameca, Yecapixtla, Cuautla, Zacualpan, Cholula y Atlixco han registrado un alto crecimiento demográfico en los últimos años, por lo que aseguró que es necesario hacer un análisis del riesgo para planificar rutas en caso de emergencia.

Servando de la Cruz, investigador del Instituto de Geografía, explicó en conferencia de prensa que las erupciones de los volcanes Kilauea, en Hawaii, y De Fuego, en Guatemala, no tienen relación con la actividad del Popocatépetl.

Ayer, en la Sexta Jornada de Protección Civil celebrada en la Cámara de Diputados, especialistas exhortaron a las autoridades de los tres órdenes de gobiernos a fortalecer el Sistema de Alerta Temprana.

Mario Ruiz, del Instituto Politécnico Nacional, detalló que en México solo se cuenta con ocho transmisores de alerta temprana de fenómenos naturales, mientras que en Estados Unidos existen más de mil.

Con información de: Fernando Damián, Adyr Corral y Elia Castillo.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.