• Regístrate
Estás leyendo: Silvia Villarreal crea asociaciones para enfrentar las duras batallas
Comparte esta noticia
Lunes , 20.08.2018 / 16:10 Hoy

Silvia Villarreal crea asociaciones para enfrentar las duras batallas

Comparte que su gran motor de vida es su hijo Rafael Robles Villarreal, quien murió a causa de un osteosarcoma (cáncer en los huesos), a los 13 años de edad.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

La señora Silvia Villarreal transformó el dolor y su pérdida personal, por ayuda a los demás, su gran motor de vida es su hijo Rafael Robles Villarreal quien murió a causa de un osteosarcoma (cáncer en los huesos) a los 13 años de edad.

Han transcurrido 18 años de esta pérdida, que ha impulsado el nacimiento de un grupo de apoyo llamado "Volver a vivir", la clínica del alma Misericordia y de la realización de los sueños "RAROVI".

"Cuando mi hijo murió, me enojé muchísimo con Dios, le reclamaba tanto que se lo hubiera llevado de 13 años de edad, le reclamé y le grité por qué a él, porque no te llevaste a otras personas ya ancianas o enfermas, no entendía lo que pasaba, entré en una depresión muy profunda".

Silvia comparte que encontró consuelo en personas que habían sufrido lo mismo que ella, perder a un hijo. El destino la llevó a conocer más personas con estas características, hasta que decidió hacer un grupo, ya que en medio de su dolor se percató que no existían grupos de ayuda para los padres que atraviesan el inmenso dolor de perder a un hijo.[OBJECT]

La fiesta de la Divina Misericordia es el domingo siguiente a la Pascua de Resurrección, fue en esa época que el Señor de la Misericordia le concedió la sanación a Silvia y le pidió que ayudara a las demás personas que atravesaban por su misma experiencia dolorosa de perder a un hijo o familiar.

Silvia como psicóloga y tanatóloga retomó su quehacer profesional, ayudando a otras personas a superar un duelo familiar.

“Las personas encontraban en el grupo "Volver a Vivir" un consuelo, una empatía, la identificación de la problemática hace que las personas que acuden al grupo, evolucionen en las etapas del duelo, hasta encontrar una sanación, para que puedan recuperar su vida y continuar con ella”.

La especialista explica que el proceso tras la muerte de un familiar es difícil, ya que sobreviene la depresión y angustia, recomienda que las personas que han sufrido una pérdida tengan una ayuda psicológica, tanatológica y espiritual que las ayude a salir adelante.

El grupo "Volver a Vivir" admite padres que han perdido un ser querido, la mayoría de la muerte prematura de sus hijos, son por culpa del cáncer.

La parroquia del Santo Cristo en la colonia Estrella es el recinto que alberga al grupo “Volver a vivir”, ahí se ofrece apoyo psicológico y espiritual para padres que han perdido algún hijo o algún familiar, la cita son todos los jueves de 10:30 a 12:30 del mediodía.

LAGUNERA EMPRENDE CLÍNICA DEL ALMA

La clínica del Alma Misericordia A.C. es una asociación civil que pretende ayudar a las personas que más lo necesitan, especialmente a los padres de niños que están hospitalizados en la clínica de especialidades 71 del Seguro Social, la mayoría de los niños luchan contra el cáncer.

En esta clínica del alma, Silvia Villarreal da de comer, brinda servicio de hospedaje, permite que las familias laven su ropa o se tomen un baño, no cobra por los servicios, es una labor altruista que realiza, sin embargo siempre faltan recursos para mantener esta casa que da albergue temporal a las familias que más lo necesitan.

De Chihuahua, Durango, Zacatecas, Monclova, Piedras Negras, Frontera, son las familias que encuentran en esta clínica del alma una mano amiga, muchos de los padres no se imaginan que sus hijos se quedarán hospitalizados, incluso algunos ni traen pertenencias o dinero para hospedarse, por eso aquí se les brinda una ayuda, comparte Silvia Villarreal.

La Clínica del Alma Misericordia es para ayudar al prójimo, al que más lo necesita, por eso se ubica a unas cuadras del Seguro Social de la 16 y 71, aquí también escuchamos a los padres, los orientamos y les tratamos de hacer más llevadera la situación que enfrentan de tener un familiar enfermo.

CON RAROVI CUMPLE SUEÑOS DE NIÑOS

La labor altruista no termina ahí, el contacto constante de Silvia Villarreal con los niños que están hospitalizados en la clínica 71 detonó otra labor que cambia miradas largas por sonrisas.

Comparte que un día estaba con un niño que estaba llorando porque ya no quería más piquetes, pues le estaban aplicando quimioterapias, le preguntó ¿puedo hacer algo para verte feliz?, el niño le respondió que sí, pero era un sueño imposible, pues quería ver a Memo Ochoa el portero del América, sólo así se curaría de cáncer y sería feliz.

Esta idea le rondó por la cabeza mucho tiempo, se dedicó a buscar ayuda, encontró que en Monterrey existía una asociación que cumplía sueños, los contactó y logró cumplir el sueño, finalmente el niño mejoró en su calidad de vida.[OBJECT]

De ahí surgió “RAROVI, vamos juntos por tu sueño”, la asociación se enfoca a cumplir sueños a los niños que están luchando contra el cáncer u otras enfermedades graves en la clínica 71 o la 16 del Seguro Social.

RAROVI son las iniciales de su hijo, Silvia entiende que los niños no murieron, ellos nacieron a la vida eterna, que sólo se adelantaron y que un día los padres se volverán a reunir con sus hijos en la eternidad.

Este concepto de esperanza y fe en un poder superior, ayuda a muchos padres de familia que enfrentan una pérdida. La creadora de estas acciones en ayuda al prójimo pide la ayuda de la comunidad en general para seguir manteniendo estas acciones altruistas, pues mantener la Clínica del Alma de la Misericordia es difícil si no se cobra, solo se aceptan donativos.

Las actividades que realiza se pueden seguir en las redes sociales en Facebook: Clínica del Alma Misericordia A.C. y RaRoVi.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.