• Regístrate
Estás leyendo: Silos, la promesa de vivienda que jamás les fue cumplida
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 15:39 Hoy

Silos, la promesa de vivienda que jamás les fue cumplida

Delincuencia, carencia de servicios y violencia, los inquilinos incómodos de los habitantes del conjunto habitacional.

Publicidad
Publicidad

Víctor Hugo Ornelas

Ventanas rotas y grafiti al interior de las habitaciones dan testimonio de vandalismo, principal habitante de un fraccionamiento de 5 mil viviendas, que en 2008 comenzó a construirse como una de las opciones para aquellas familias que buscaban formar un patrimonio dentro del Área Metropolitana de Guadalajara; 10 años después, el panorama se encuentra lejos, muy lejos, del desarrollo habitacional que les prometieron.

La calle principal de Los Silos es el botón de muestra de lo que ocurre en este conjunto de vivienda, las casas abandonadas se cuentan por decenas y en la fachada de estas se advierte con mensajes intimidatorios a aquellos a quienes les cruce por la mente apropiarse de alguna de las fincas, "No se meta en problemas, ni se renta ni se vende", se puede leer sobre los muros de estas casas.

La historia no siempre fue así, el enamoramiento de quienes compraron alguna vivienda en este lugar no fue casual, así lo recuerda María del Rosario, una de las primeras habitantes del fraccionamiento, "cuando lo estaban construyendo, estaba bonito y si teníamos los servicios, agua luz, se veía bien", pero con el paso de los años las cosas fueron cambiando, la mujer de 63 años de edad ha agarrado parte del patio para hacerlo su cocina, la parte restante lo usa como centro de lavado y en donde antes había un jardín, construyó una recamara, pero le falta lo más importante, servicios básicos, "Ahorita agua tenemos una vez en la mañana, nada más, como de 8:00 a 9:00", lamentó.

De acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, Los Silos cuenta con 4 mil 527 viviendas construidas, sin embargo, solamente mil 598 de estas permanecen habitadas, el resto, 2 mil 929, son inmuebles abandonados y quienes ahí se mantienen, aseguran que la mayoría de las casas en las que se registra movimiento, es porque han sido invadidas por los llamados paracaidistas.

El pozo que abastece el fraccionamiento tiene una capacidad para generar 2.5 litros de agua por segundo, pero de acuerdo los operadores del mismo, para dar abasto a las casi tres mil personas que viven en este lugar, se requieren al menos 40 litros por segundo, por ello es que el agua es un servicio que no se brinda durante 23 horas del día.

La violencia y la inseguridad son vecinos permanentes de los habitantes de este fraccionamiento, de acuerdo datos de la Fiscalía del Estado, registrados en su aplicación Seguridad MAP, los delitos más comunes fueron la violencia intrafamiliar, robo de auto, lesiones dolosas, homicidio doloso, abuso sexual infantil y robo a personas

Aun con ello, existen personas que debido a las condiciones económicas que atraviesan, buscan una vivienda en renta dentro de este conjunto habitacional, donde se ofrecen espacios desde los 300 pesos mensuales en caso de departamentos y 600 en casa habitación, así lo explica Cristina, una mujer que busca vivienda para ella, su esposo y dos hijos en este lugar y que a pesar de las carencias está contemplando la opción de rentar ahí, "está muy solo y como que hay mucho delincuente por el graffiti que se ve, mira, todo rayado y pues dicen que nada más hay agua en las tardes, pero tiene escuela y lo que sí es que las rentas son económicas, por eso y sí no me queda de otra, pues sí me voy a venir para acá".

En 2012, el gobierno municipal, junto con el Instituto Nacional de Fomento a la Vivienda y la fraccionadora Acor, responsable de la creación de este complejo, desarrollaron un plan de rescate del lugar, seis años después, el fracaso en su intento es evidente y hay quienes sostienen que saldría más barato y sería mucho más sencillo, sacar y reubicar a sus habitantes, que lograr dotarlos de servicios y un lugar digno para vivir.

Claves

• Según los vecinos, la CFE rechazó dar servicio en una zona bajo el argumento de que la instalación eléctrica no es la adecuada, pues no cumple con la normatividad.

• En 2009, la etapa cinco del conjunto habitacional se construyó con una licencia emitida en Tlajomulco, pero sobre territorio de El Salto, en la fecha de emisión de la licencia de construcción, la fraccionadora entregó un cheque por un millón de pesos a nombre del hermano del entonces director de Desarrollo Urbano Jorge Munguía.

• Una de las etapas del fraccionamiento se encuentra completamente abandonada y las casas han sido allanadas por migrantes y supuestos delincuentes.

• La dotación de agua potable realiza mediante tandeos, habitualmente, hay agua solo durante una hora del día, en tiempo de estiaje, el problema se incrementa

• En 2017, el gobierno municipal contempló la reubicación de las familias de este fraccionamiento, pues "sacarlos de ahí" sería más barato que dotarles de los servicios que les hacen falta

SRN

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.