• Regístrate
Estás leyendo: Semana Santa, su significado en el mundo actual
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 01:43 Hoy

Semana Santa, su significado en el mundo actual

Esta semana de Dios no se vive como una historia ajena, nos interpela, se encarna y el cristiano se puede involucrar en ella, no como un espectador lejano, sino como un participante activo.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

¿Cuántas experiencias de Semana Santa has pasado? Quizás lleves quince, treinta o sesenta, según los años que lleves recorridos.

Las habrás vivido de diversos modos, puede ser de vacaciones, en tu casa o trabajando, con amigos y familiares, pero ¿Cuántas realmente has vivido?, la respuesta es diferente porque no es lo mismo pasar que vivir.

La Semana Santa no es una fecha en el calendario que se repite año con año como si fuera un tiempo más, "¡otra vez Semana Santa, que bien, hacen falta unas vacaciones!", esta frase resultar familiar, y es que en un mundo acelerado el tiempo no se vive, se pasa, las experiencias son pasajeras y se olvidan, se corre el riesgo de formar parte de una dinámica fugaz, de pensar en el futuro y olvidarse del presente.[OBJECT]

Por otro lado, vivir significa ser consciente del aquí y del ahora, valorar la existencia, descubrir un mensaje en los acontecimientos de la realidad.

La Semana Santa entonces no es un momento, es una experiencia, un encuentro que no es el mismo año tras año, es novedoso, muestra a la humanidad un camino de misericordia.

Es el tiempo de Dios, el Kairós, el cual es distinto al tiempo ordinario, al Kronos, que es el tiempo de las percepciones, el Kairós rompe con la fugacidad.

Las celebraciones de esta Semana Santa nos evocan, no son ajenas a nuestra realidad, en ella se contempla la muerte del Justo, pero se anuncia su resurrección, la esperanza, la vida que triunfa sobre la muerte.

La Semana Santa es un itinerario que refleja nuestra realidad, en la cual también hay muerte que se puede transformar en resurrección, en esperanza. Esta semana de Dios no se vive como una historia ajena, nos interpela, se encarna y el cristiano se puede involucrar en ella, no como un espectador lejano, sino como un participante activo.

Te invito a que vivas esta Semana Santa en comunidad, en la Iglesia que es familia, es el pueblo de Dios.

Hagamos nuestras las palabras de Abraham: "Señor mío, si te he caído en gracia, no pases de largo cerca de tu servidor" (Gn 18, 3).

Para que la Semana Santa sea un tiempo fructífero, una pauta que deje huella, que no termine sin nosotros y que al recoger la experiencia de este tiempo podamos dar gracias a Dios por los frutos recibidos que nos animen dar testimonio de lo vivido.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.