Ubican a 100 pandillas en Yucatán

En un informe de la Comisión Nacional de Seguridad Pública, se informó que los grupos delictivos están conformados por más de mil jóvenes mexicanos y centroamericanos.

Mérida

La Comisión Nacional de Seguridad Pública alertó por la presencia de más de cien pandillas en el sur del estado de Yucatán, principalmente en los municipios de Peto y Oxkutzcab, integradas en su mayoría por jóvenes migrantes que regresaron, frustrados por ser deportados o no haber logrado superar el choque cultural.

Considerados peligros, en su documento ‘Pandillas: análisis de su presencia en el territorio nacional’, la Dirección General de Prevención del Delito de la SSP federal,  destaca que en Yucatán se advierte sobre la presencia de unas 100 pandillas, cuyos integrantes llegan a sumar más de mil jóvenes, entre mexicanos y centroamericanos.

El documento señala que estas bandas están ubicadas en los municipios de Tekax, Ticul, Oxkutzcab, Tzucacab, Santa Elena y Peto, todos correspondientes al llamado 'Cono Sur', fronterizo con Campeche y Quintana Roo.

Lo anterior es una alerta en un estado considerado como el más pacífico del país.

‘Tan sólo en Peto se han detectado a más de 200 jóvenes que participan en al menos 12 pandillas, lo que resulta sorprendente, sobre todo si se considera que este municipio tiene tan sólo 10 mil habitantes’, revela el estudio.

Entre los grupos más agresivos, el documento menciona a ‘Pablines’, ‘Romeros’, ‘Pelones’, Canarios’ y ‘Galdinos’, así como ‘Los Sapos’ que operan en la comisaría de Xohuayan, quienes al igual que 'Los Mocos' y 'Los Raptors', son algunas de las bandas que se han convertido en un peligro para el municipio. 

Cada una de estas bandas tiene más de 40 jóvenes reclutados, incluso niños de 9 y 10 años.

El problema no sólo es el Peto, sino que además se han detectado pandillas agresivas en Tekax, Oxkutzcab, Ticul y Akil. Todos estos municipios se encuentran vinculados por la autopista turística para la zona arqueológica de Uxmal y la llamada Ruta Puuc que incluye buen número de sitios arqueológicos visitados por turismo nacional y extranjero.

Además de estas conductas agresivas, las autoridades identificaron otra característica que comparten los integrantes: el consumo y tráfico de drogas caras, como la cocaína y el crack y aquellas denominadas ‘sintéticas’.

Miguel Güémez Pineda, investigador y coordinador académico de la Unidad de Ciencias Sociales del Centro de Investigaciones Regionales ‘Dr. Hideyo Noguchi’ de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), señaló que muchos de los jóvenes que han sido deportados sin ‘triunfar’ en Estados Unidos conforman estas pandillas.

‘Son jóvenes que se visten como cholos y que son estigmatizados por la población del lugar por sus vestimentas, su música, sus tatuajes, el consumo de droga y sus frase en que mezclan el inglés con el español’, apuntó.

Estos jóvenes fueron deportados o regresaron por cuenta propia sin ‘triunfar’ o conseguir empleo o una estabilidad económica, por lo que tienen una deuda de hasta 70 mil pesos con el pollero, más la que van incrementando con los 'dilers' o tiradores de drogas.

El estudio establece que vienen de familias disfuncionales, donde la mamá se hacen cago de todo, ante la ausencia del padre que trabaja 'en el otro lado' o bien se encuentra laborando en la industria de la construcción de hoteles y servicios en Cancún y la Riviera Maya.

Todas estas condiciones ocasionan que sean agresivos, por lo que es común escuchar de muertos o de heridos de navaja que han tenido que ser hospitalizados, apuntó Güémez Pineda, quien señaló que incluso los alcaldes ya se quejan del retorno masivo de paisanos y piden que se paren las deportaciones, pues en lo que va del año se han deportado a más de mil yucatecos, cifra superior a lo registrado en años pasados.