Asume gobierno de Morelos seguridad de Tlaquiltenango

La medida fue tomada por el gobernador Graco Ramírez para asegurar la paz de la región ante la inseguridad en ese municipio, bastión de Los Rojos. 

Cuernavaca

El gobierno de Morelos asumió el mando policiaco del municipio de Tlaquiltenango para garantizar la seguridad en la región, considerada uno de los bastiones de grupos criminales como Los Rojos.

Por decreto del gobernador Graco Ramírez, el gobierno estatal asume el control total de la seguridad de manera inmediata y transitoria en ese municipio.

El secretario de Gobierno, Matías Quiroz Medina, dijo que la decisión se tomó "como un caso de fuerza mayor, ante las alteraciones graves al orden público suscitadas recientemente en este municipio".

Todas las corporaciones locales de seguridad deberán ceñirse al decreto del gobernador Graco Ramírez, emitido este miércoles, que devuelve la presencia de la Comisión Estatal de Seguridad (CES) a dicha localidad.

"A partir de la entrada en vigor del instrumento, las órdenes que acatará la policía preventiva municipal provendrán únicamente del mando estatal", puntualizó Matías Quiroz.

La decisión se contrapone a la determinación reciente del alcalde, Mauricio Rodríguez, de evitar la presencia de autoridades policiacas estatales en su corporación.

Hace un par de meses, el presidente municipal renunció al acuerdo firmado con el gobierno del estado para que la CES se hiciera cargo de la seguridad. Una disputa por el mando generó el rompimiento y el retiro de la policía estatal y de sus recursos materialea de la región.

Desde entonces el municipio otorgaba seguridad de manera precaria, ya que la separación los hizo prescindir de armamento, patrullas y personal.

Quiroz aseguró que la medida no viola la autonomía del municipio ni se contrapone a las determinaciones del cabildo de prescindir del Mando Unico policiaco.El funcionario dijo que la medida es "eventual y temporal" y ante la necesidad de garantizar la paz y seguridad.