Se extiende vigilancia ciudadana en colonias de Chilpancingo

De las 19 a las 22 horas, todos los días se instalan en puntos estratégicos para resguardar el acceso hacia el lugar de jóvenes y adultos que regresan de sus actividades cotidianas.  
El ejemplo fue retomado la noche del miércoles 9 de abril por 30 familias, de las 120 que habitan el fraccionamiento Río Azul.
El ejemplo fue retomado la noche del miércoles 9 de abril por 30 familias, de las 120 que habitan el fraccionamiento Río Azul. (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

Pese a la operación conjunta impulsada por la Policía Federal (PF) y del Estado, las expresiones de autodefensa no armada en Chilpancingo crecen; de las colonias Río Azul y Viguri se extienden ahora hacia el tradicional barrio de San Antonio y la colonia CNOP, dos de los asentamientos humanos más poblados de la ciudad.

La inquietud por vigilar colonias populares inició en la colonia Margarita Viguri, ubicada en la zona oriente de la ciudad, en donde más de 50 vecinos desde hace un par de semanas vigilan un mirador que grupos de jóvenes utilizaban para consumir grandes cantidades de alcohol.

Los vecinos empuñaron machetes, palos y tubos para recorrer las inmediaciones del lugar, en donde se registraron pleitos callejeros, intentos de violación, asaltos y balaceras.

De las 19 a las 22 horas, todos los días se instalan en puntos estratégicos para resguardar el acceso hacia el lugar de jóvenes y adultos que regresan de sus actividades cotidianas, se retiran cuando ya la mayoría están resguardados en sus domicilios.

El ejemplo fue retomado la noche del miércoles 9 de abril por 30 familias, de las 120 que habitan el fraccionamiento Río Azul, ubicado en la entrada sur de la capital de Guerrero.

Se trata de un asentamiento humano de reciente creación, sus habitantes son en su mayoría empleados de diferentes oficinas del gobierno estatal y federal.

Ser vecinos del actual presidente municipal, Mario Moreno Arcos no evitó que la delincuencia viera con codicia sus viviendas y vehículos.

En las últimas semanas de dicho fraccionamiento los ladrones se llevaron seis coches y se metieron a por lo menos días viviendas.

El nivel de impunidad con la que la delincuencia opera es tal, que las unidades con mecanismos adaptados de seguridad fueron arrastradas con grúas, lo que fue interpretado como un grado extremo de cinismo.

Por eso la noche del 9 de marzo inició la vigilancia ciudadana en el Río Azul, consistió en montar filtros de revisión en las  tres entradas y verificar que no pase ningún automóvil extraño, al menos que justificara su permanencia.

La noche del jueves 10 tuvieron su primer prueba de fuego, pues en la zona poniente de la ciudad, cerca del Palacio de Gobierno se desató una balacera que bien pudo forzar la desarticulación de la vigilancia.

“Desde aquí vimos como se generó esa balacera, hasta aquí nos llegaba el ruido de los granadazos que se lanzaron ese día”, dice uno de los integrantes del comité de desarrollo.

 

Las visitas oficiales y alternativas

Después de que el movimiento de vigilancia vecinal se dio a conocer en redes sociales y medios locales, al lugar llegaron representantes de la operación conjunta.

La madrugada del sábado estuvo con ellos el secretario de Seguridad Pública Municipal, Urbano Palacios para escuchar las razones de la organización en materia de vigilancia.

El oficial dijo que comprendía su inquietud, ofreció reforzar la presencia policial y hacer lo necesario para que los robos disminuyan, aunque aclaró que la carga de trabajo que se tiene es demasiada.

La mañana del domingo 13 de abril, los integrantes del comité vecinal se reunieron con el inspector general de la Policía del Estado Juan José Gatica Martínez, quien les ofreció su número telefónico para responder ante cualquier llamado de emergencia.

También les sugirió el contacto con un funcionario de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) especializado en el tema de prevención del delito, con quien se reunirán en el transcurso de la semana que inicia.

El oficial explicó también que hacen falta elementos de la policía para dar una cobertura total, sin embargo, quienes forman parte de la operación conjunta se distribuyen de manera tal, que están en condiciones de reaccionar ante las peticiones de auxilio.

Aunque precisó que no estaba en condiciones de declarar ante los medios, señaló que ya existen grupos de la Preventiva Municipal evaluados y en consecuencia listos para entrar en operación, lo que desahogará un poco la saturación actual.

Los vecinos ya recibieron la visita de dirigentes de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), que actualmente controla la zona del Valle, escucharon una exposición pero aclararon que su movimiento es netamente vecinal.