Dan de alta al segundo sobreviviente del desplome de avioneta Cessna 206

Jorge Arturo Velázquez Carmolinga, fue trasladado al hospital de Tampico. Familiares del dueño de la empresa aseguradora de la aeronave no se han presentado a cubrir los gastos médicos del seguro.

Veracruz

A casi una semana del accidente aéreo, fue dado de alta el segundo sobreviviente del desplome de una avioneta tipo Cessna 206 en Alto Lucero, accidente en el que cinco personas originarias de Tamaulipas perdieran la vida.

Aún sin cubrir el total del adeudo por servicio médico, el herido Jorge Arturo Velázquez Carmolinga abandonó el Hospital de la Beneficencia Española para continuar con la atención en un nosocomio de Tampico, Tamaulipas, de donde es originario.

El pasado domingo los padres del joven Elías Velázquez y María Estela Carmolinga Castañón hicieron público que ni la empresa aseguradora de la aeronave, ni los familiares de Mauricio León Sánchez, dueño de la empresa propietaria de la misma (y quien muriera en el accidente), había hecho acto de presencia para cubrir los gastos médicos.

La deuda acumulada supera los 360 mil pesos, pero con apoyo de la sociedad civil y el gobierno estatal lograron el traslado del herido, quien aún se encuentra delicado.

Ahora recaban recursos para pagar, mientras esperan que la empresa o la aseguradora respondan.

Como se recordará la noche del jueves 10 de julio una aparente falla mecánica en la aeronave con matrícula XBLPP procedente de Tamaulipas se desplomó cerca de la central nuclear de Laguna Verde, en el rancho Coralillos de la comunidad El Ensueño en Alto Lucero, en la zona centro del estado.

Solo dos de los siete tripulantes lograron sobrevivir; el primero, Sergio Ragel Maron, dejó el hospital dos días después, el segundo lo hizo este miércoles.

En sus declaraciones, el fin de semana en conocido café del puerto, la familia del sobreviviente señalaba que la avioneta iba aparentemente con sobrecupo, ya que viajaban 7 y no 6 pasajeros.

Tras de esto, los padres del herido declinaron dar más entrevistas en el hospital, señalando que no tenían más que decir.