Reconoce Sedatu que aún faltan por entregar viviendas en Guerrero

A tres años de ‘Ingrid’ y ‘Manuel’, más de dos mil familias siguen en espera de recibir sus casas. El delegado de Sedatu dijo que la Profepa clausuró 22 desarrollos habitacionales.
El delegado federal de Sedatu, José Manuel Armenta Tello, dijo que tiene dos prioridades en cuanto a vivienda se refiere, una en Tixtla y otra en la zona serrana de Chilpancingo.
El delegado federal de Sedatu, José Manuel Armenta Tello, dijo que tiene dos prioridades en cuanto a vivienda se refiere, una en Tixtla y otra en la zona serrana de Chilpancingo. (Javier Trujillo)

Acapulco

A más de tres años de los daños ocasionados por los fenómenos meteorológicos "Ingrid y Manuel", más de dos mil familia siguen sin recibir sus viviendas en Guerrero.

Lo anterior debido a que las autoridades de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), clausuró 22 desarrollos habitacionales por la falta de Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA).

"Tenemos avances importantes hemos trabajado, en oficinas centrales directamente para que poco a poco se vaya disminuyendo el número de fraccionamientos clausurados, se han hecho visitas para verificar y se argumentó que no era necesario las Manifestaciones de Impacto Ambiental.

"En la delegación de la Sedatu se marcaron dos prioridades, una es Tixtla, que tiene 98 por ciento de avances, es un fraccionamiento que está listo para entregarse, pero que debido a la sanción impuesta por la Profepa no lo hemos podido ni terminar ni mucho menos entregar", explicó el delegado federal de la SEDATU, José Manuel Armenta Tello.

Entrevistado en Acapulco, refirió que otra de las prioridades es la comunidad de Aziyahualco, ubicada en la sierra de Chilpancingo, que tiene un avance menor al diez por ciento y se encontró que la empresa que construía tenía ocho meses que abandonó la comunidad, dijo.

"Aquí son más de cien viviendas, que después de tres años no se han podido entregar y que por este avance tan insignificante, menos del diez por ciento, esa es una de mis prioridades, yo tengo que conseguir la posibilidad de que se reinicien los trabajos", explicó Armenta Tello.

El delegado de la Sedatu en Guerrero, dijo que la Profepa clausuró los 22 desarrollos bajo el argumento jurídico de que no había en ninguno de estos predios el MIA y tampoco el cambio de uso de suelo.

"Había uso de suelo forestal, en el caso de los predios en la sierra de Chilpancingo y había que solicitar los cambios.

"Lamentablemente no tenemos fecha fatal, para la entrega de las vivienda, porque no depende de la Sedatu, pero sí tenemos la voluntad y hemos hecho las gestiones necesarias para revertirlo.

"Espero que antes de termine el mes de octubre los sellos de la totalidad de los desarrollos sean retirados, para reiniciar los trabajos de construcción, ese es el objetivo", dijo.

-¿Y estas familias donde viven? Se le inquirió al funcionario.

-Lamentablemente viven rentando, otras con familiares y son condiciones reprobables, que ellos me lo han manifestado, he estado con ellos y hay un reclamo muy sentido, respondió.


MMR