Bajan 37 por ciento casos de extorsión en Puebla

De acuerdo con los registros de Incidencia Delictiva Nacional del gobierno federal la tasa de extorsión en Puebla bajó de 4.25 a 2.28 casos por cada 100 mil habitantes a octubre de este año. 

Puebla

Los casos de extorsión en Puebla disminuyeron en 37 por ciento de octubre de 2013 a octubre de este año. En los primeros 10 meses del año pasado se presentaron 224 casos; mientras que de enero a octubre de este 2014 se registraron 140.

De acuerdo con los registros de Incidencia Delictiva Nacional y  por Entidad Federativa del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública de la Secretaría de Gobernación federal, la tasa de extorsión en Puebla bajó de 4.25 a 2.28 casos por cada 100 mil habitantes a octubre de este año.

A nivel nacional, durante los primeros 10 meses de 2014 se registraron 62 mil 61 casos de extorsión, de los cuales, 140 se cometieron en Puebla, es decir, 0.22 por ciento del total en el país.

En enero de este año, en la entidad se presentaron 15 extorsiones; en febrero 13; en marzo, ocho; y en abril, el mes con menos casos, seis. Para mayo de este año, se contabilizaron 13 casos; en junio, 12; en julio, 14; mismo número que en agosto; para septiembre pasado 21; y en octubre 24.

Durante el año pasado, el mes con más casos de extorsión fue enero con 31; seguido por marzo con 28; mismo número registrado en julio; mientras que en mayo se presentaron 26.

En 2012, los problemas del delito eran mayores ya que durante los primeros 10 meses del año se presentaron 400 casos. El mes con más casos de extorsiones en aquel año fue septiembre con un total de 66 denuncias.

Según con el Sistema Nacional de Seguridad Pública la extorsión, es de los delitos que en los últimos años ha cobrado una importancia a nivel nacional en temas de seguridad. Una de las formas de extorsión que más se realizan a nivel nacional, son las telefónicas y su complejidad radica en la vulnerabilidad de las víctimas.

El delito se comete a través de llamadas telefónicas de gente extraña que comienza un dialogo que es aprovechado para conseguir información básica de los moradores de un domicilio, pero también conlleva a que los delincuentes tengan la oportunidad de infundir miedo en las victimas.

Dentro de las extorsiones más comunes se encuentran cuando llaman señalando pertenecer a un grupo del crimen organizado; otro caso se relaciona con llamadas donde señalan que tienen a un familiar secuestrado, y ponen una grabación de una persona por lo general mujer o niños llorando.