Dictan formal prisión a secuestradores de empresario

Son de Guerreros Unidos, grupo del crimen que controla parte de la zona Norte de Guerrero. 
El empresario ofreció hoy una conferencia de prensa.
El empresario ofreció hoy una conferencia de prensa. (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

Un juez penal dictó el auto de formal prisión en contra de tres supuestos secuestradores del hotelero Rigoberto Payán Mejía, por lo que ya están sujetos a proceso.

Vía comunicado, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) dio a conocer que solicitó y obtuvo de un Juez de Primera Instancia en Materia Penal, el auto de formal prisión en contra de Gerardo Santos Villanueva, Mario Sánchez Marino y José Manuel Germán Guzmán como probables responsables del secuestro cometido en agravio del hotelero Payán Mejía.

En el parte informativo se especifica que derivado de las labores de investigación realizadas por el Grupo Especial de Reacción Inmediata (GERI) de la Policía Ministerial, el 16 de junio del 2014 se ubicó el inmueble donde mantenían en cautiverio a Rigoberto Payán Mejía, que fue la calle Cedros, esquina con Fresnos de la colonia Jardines del Sur, en Chilpancingo.

Cuando la víctima rindió su declaración ministerial aportó información clave para la investigación, por lo que se recurrió a la elaboración de retratos hablados de tres de los probables responsables del plagio.

El Grupo Táctico Antisecuestros de la PGJ recabó información de distintas fuentes, lo que permitió la obtención de  datos que llevaron a la ubicación de José Manuel Germán Guzmán, quien fue detenido la mañana del 17 de junio afuera de su domicilio, ubicado en la colonia Universitarios de Chilpancingo.

José Manuel aceptó su participación en el secuestro de Rigoberto Payán, también dijo ser integrante de la organización delictiva denominada como Guerreros Unidos, a la que ingreso por invitación de su amigo Gerardo Santos Villanueva, quien es conocido bajo el alias de “El Gordo”.

Relató que el 11 de junio por la mañana, Gerardo Santos le indicó que tenía que pasar por una camioneta tipo Xtrail, color gris, de modelo reciente, en un inmueble ubicado en la colonia Jardines del Sur, donde ya lo esperaban las personas a las que identifica como El Cuche y El Señor Beer, con los que se dirigió hacia la colonia Morelos, en donde esperaron a que pasara la víctima a bordo de su vehículo Ford, Fiesta color blanco.

Payán iba acompañado de una mujer, le cerraron el paso y de la camioneta descendieron “El Cuche” y “El Señor Beer”, quienes portaban armas cortas y con ellas obligaron a la víctima a bajar de la unidad.

 Para no dar espacio a titubeos, quebraron una ventanilla del fiesta con la cacha de la pistola, de manera incidental se le escapó un tiro al señor Beer y eso evitó toda manifestación de resistencia.

Ya en la casa de seguridad y con la víctima sometida, Gerardo Santos, alias El Gordo exigió al secuestrado los número de teléfono de sus familiares con la  intención de reclamar el pago de un rescate.

En su declaración José Manuel Germán proporcionó datos relacionados con otros cómplices, a los que solo mencionó como El Chaparro, Joselito y Jairo, quienes realizaron la labor de halcones en el lugar del levantón.

Señaló también a Mario Sánchez Marino, este último ex empleado de la víctima y quien proporcionó detalles relacionados con los movimientos del agraviado, les proporcionó datos sobre los vehículos en que se transportaba, los trayectos a recorrer y que personas que lo acompañaban.

Por eso el fiscal investigador ordenó la localización y presentación de Gerardo Santos Villanueva y Mario Sánchez Marino, logrando su  detención en las inmediaciones de la colonia 26 de Septiembre de la misma ciudad.

 A ellos se les aseguró un vehículo marca Nissan, Sentra, color blanco y negro, sin placas de circulación y 16 bolsitas de plástico con cocaína.

Todos aceptaron su participaron en el secuestro del empresario y también admitieron ser integrantes del grupo delictivo denominado como Guerreros Unidos.

El Ministerio Público remitió un desglose de las actuaciones a la Procuraduría General de la República (PGR), para efecto de que dicha instancia investigue la comisión de ilícitos de su única y exclusiva competencia.

Guerreros Unidos, es un grupo del crimen organizado que se disputa con la Familia Michoacana (FM) el control de la región Norte de la entidad.