Sentencian a banda secuestradores a 80 años de prisión

Secuestro agravado y violación, son los principales delitos por los que fueron juzgados los integrantes de esta célula, cuyos últimos plagios permitió su detención.

Cuernavaca

Una condena de 80 años de prisión fue decretada por un juez contra cada uno de los trece integrantes de una banda de secuestradores, cuya pena suma un total de mil 40 años de reclusión.

Secuestro agravado y violación, son los principales delitos por los que fueron juzgados los integrantes de esta célula, cuyo últimos plagios permitió su detención, ya que fueron sorprendidos en su casa de seguridad cuando mantenían cautivas a cuatro mujeres jóvenes y un empresario, en el municipio de Temixco.

La penalidad impuesta a esta banda de plagiarios, presuntamente integrante del cartel de Los Guerreros Unidos, puede considerarse la más alta de la historia criminal del estado, de acuerdo a registros penales.

Ángel Aguirre Suárez, alias "El Manitas", líder de este grupo e hijo del ex jefe de peritos de la Policía de Tránsito de Cuernavaca, Eliseo Aguirre, y doce más de sus cómplices, fueron detenidos el pasado octubre de 2013, durante un operativo policiaco en el que también participó el Ejército. Los delincuentes fueron sorprendidos cuando arribaron a su guarida con el empresario Elí Montejo, ya que días anteriores habían plagiado dos jovencitas y ello ya había permitido tener indicios de que banda se trataba.

En el primer operativo de búsqueda, fueron detenidos Aguirre y ocho de sus cómplices, justo en el lugar donde tenían a los secuestrados. Semanas después, en el mes de diciembre de ese mismo año, fue detenida el resto de la banda en el fraccionamiento Burgos, en el mismo municipio.

Mientras tanto, queda en proceso la sentencia que un juez determine contra Eliseo Aguirre, padre del lider de esta banda y ex jefe de peritos del municipio de Cuernavaca, quien fue detenido cuando visitaba a su hijo. La hipótesis que mantienen las autoridades, es que Aguirre padre actuó contra el empresario Elí Montejo en venganza por las denuncias que éste constantemente hacía de la corrupción que prevalece en el área de peritos de la policía de tránsito de Cuernavaca.

Según la investigación que prevalece, Aguirre "recomendó" el secuestro de Montejo a su hijo.