La sección 22 de la CNTE asalta, destroza y 'confiesa'

Francisco Villalobos, dirigente de los disidentes, advierte: "no dejaremos a los espurios que tengan su nido en este estado; esta acción se va a repetir en todas las regiones de Oaxaca".

Oaxaca

Integrantes de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) irrumpieron en la sede de la sección 59 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), donde causaron destrozos, sustrajeron papelería para quemarla y después presumieron sus actos en conferencia de prensa.

Joaquín Echeverría Lara, líder de la sección 59, denunció ante la Procuraduría estatal que los agresores se llevaron un millón de pesos en efectivo y destruyeron tres computadoras, un televisor, cinco escritorios, seis archiveros, cinco sofás y artículos personales (relojes, radios, portarretratos), así como documentación relativa a 2 mil estudiantes y mil 500 profesores.

El procurador de Oaxaca, Héctor Joaquín Carrillo Ruiz, informó que al lugar del incidente fue enviado un equipo de agentes del Ministerio Público, peritos especializados y elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones para revisar los daños materiales y recabar las declaraciones de los afectados, a fin de iniciar la averiguación previa.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 9:40 horas, cuando integrantes de la CNTE, encapuchados y armados con piedras y palos, llegaron al inmueble, en la colonia Reforma, al norte de la capital.

Sacaron papelería para quemarla frente al edificio; realizaron pintas adentro y fuera del inmueble, y después se retiraron a bordo de dos camionetas y un autobús del transporte público. No hubo lesionados.

Alrededor de las 14:00 horas, en conferencia de prensa el secretario de Organización de la sección 22, Francisco Villalobos Ricárdez, adjudicó el ataque a compañeros de su sindicato y afirmó que actuaron de acuerdo con sus "principios rectores".

Dijo que fue una acción determinada "por nuestra asamblea estatal y basada en nuestros estatutos" para contrarrestar la fuerza de un sindicato charro, el cual carece de toma de nota.

"No dejaremos que los espurios tengan su nido en este estado. Esta acción se va a repetir en todas las regiones de Oaxaca", advirtió.

Acusó que el equipo y mobiliario que encontraron estaba siendo pagado por el sindicato nacional, y que había cheques del Instituto Estatal de Educación Pública para la sección 59.

"La idea es desnudar la relación que tienen con las dependencias. Nosotros solo actuamos de acuerdo a nuestros principios rectores, porque ellos están siendo validados por la autoridad federal y no lo vamos a permitir... Si los charros caminan un paso, nosotros vamos a caminar dos. No vamos a dejar libre la entrada de los maestros que usurpan funciones en nuestras escuelas", agregó.

Culpan a Cué

Al respecto, Echeverría Lara denunció los destrozos de la CNTE y acusó al gobernador Gabino Cué de provocar los actos de "terrorismo" y represión en su contra.

"Para nosotros los responsables están identificados y uno es el gobernador Gabino Cué. El segundo son los propios profesores de la sección 22, quienes a toda costa busca exterminarnos", sostuvo en entrevista con reporteros.

Aseguró que una noche antes de la irrupción a su edificio sindical, les fue filtrado un rumor respecto del ataque, por lo que tuvieron tiempo de alertar a sus compañeros para que desalojaran el edificio y no hubiera víctimas.

"Ellos saben que estamos cerca de entrar a negociar a las oficinas del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y del titular de la SEP, Emilio Chauyffet, para lograr respuesta a nuestras demandas de validación de papeleo y certificados de nuestros alumnos. Y la respuesta fue darnos un golpe violento. Pero que lo sepan: esta acción no nos daña, nos fortalece y nos pone en un lugar privilegiado para ganar esta batalla por la disputa y control de escuelas", puntualizó.

Señaló que en esta lucha serán los padres de familia quienes determinen el desenlace, porque fueron ellos los que abrieron las escuelas y habilitaron a los docentes que están ofreciendo clases como sustitutos de los docentes paristas de la sección 22.

"Los padres de familia fueron los que determinaron abrir las escuelas en donde la sección 22 de la CNTE daba clases, nosotros solo los apoyamos", subrayó.

Gobierno responde

Horas después, en un comunicado el gobierno de Oaxaca dio a conocer que el gobernador ordenó "la intervención de la Secretaría de Seguridad Pública y de la Procuraduría General de Justicia del Estado, a fin de que se realicen las investigaciones correspondientes y se proceda conforme a derecho".

Hizo un llamado "a las dirigencias de las secciones 22 y 59, a fin de anteponer el diálogo y la concertación de acuerdos, con el propósito de no lesionar el derecho a la educación de las niñas, niños y jóvenes de Oaxaca".

Puntualizó que "será respetuoso de los asuntos y la autonomía sindical, sin embargo, se reserva su derecho de actuar con estricto apego a le ley, cuando se vulnere el orden legal o se altere la
paz pública".

Por su parte, el procurador Carrillo Ruiz aseveró que actuarán con celeridad y eficacia para lograr establecer la identidad de los responsables, quienes serán castigados con todo el peso de la ley.

Dejó en claro que se actuara de manera imparcial por encima de criterios políticos o gremiales.

Se informó que sobre los hechos quedó la denuncia 321/sectormetropolitano/2013 por los delitos de daños en propiedad ajena, asociación delictuosa, robo, vandalismo y los que resulten contra quienes resulten responsables.

Exigen tres escuelas

Alrededor de 50 padres de familia simpatizantes de la sección 22 exigieron al gobernador Gabino Cué y al alcalde de Oaxaca, Luis Ugartechea, la devolución de tres escuelas.

Reprocharon que el agente municipal de Pueblo Nuevo, Adrián Méndez, haya intervenido para permitir el ingreso de profesores sustitutos a la primaria Ricardo Flores Magón, así como a un kínder y una secundaria.

"No queremos la violencia, pero si nos obligan no habrá más remedio y el responsable de lo que ocurra será el propio gobernador", advirtieron.