Francisco Toledo se encuentra con Cué por casualidad

El artista y el gobernador de Oaxaca se encontraron casualmente en la ciudad de Oaxaca, se saludaron y hablaron de una posible reunión.
El gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, con el pintor, Francisco Toledo.
El gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, con el pintor, Francisco Toledo. (Óscar Rodríguez)

Oaxaca

El artista Francisco Toledo y el gobernador Gabino Cué se encontraron hoy por casualidad en la ciudad de Oaxaca y conversaron unos minutos. 

Toledo y Cué se cruzaron afuera de las instalaciones del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca, se saludaron e intercambiaron algunas frases.

"Fue un encuentro casual cuando yo salía del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO), el gobernador me dio la mano y nos reímos un poco por una broma que hice", dijo Toledo en una carta dirigida a MILENIO.

"En los pocos minutos que hablamos esta mañana, el gobernador solo alcanzó a comentar que tenemos un encuentro pendiente para inaugurar la ampliación de las residencias para estudiantes del Centro de las Artes de San Agustín (CaSa) en Etla. Gabino Cué me preguntó cuándo se podría llevar a cabo este evento y le respondí que dentro de un mes aproximadamente, que será cuando esté terminada la planta tratadora de aguas negras y fue todo lo que se abordó en una charla informal", contó.

El pintor aclaró que no se trató de una reunión planeada sino de un encuentro casual y no fue para "resolver diferencias" ni para hablar del Centro de Convenciones, como mencionaba una nota previa. 

El año pasado, Toledo encabezó un movimiento ciudadano para evitar la construcción del Centro de Convenciones en la zona del Cerro del Fortín, al afirmar que existía un conflicto de interés y daños a la ecología.

Ante las presiones y movilizaciones que causaron enfrentamientos y disturbios, Cué decidió posponer la obra y cambiarla a donde se encuentra el estacionamiento del estadio futbol, en el municipio de Santa Lucía del Camino.

En diciembre pasado, Toledo adjudicó al gobernador Cué un premio por ser el político más sordo y le envió cartas invitándolo a discutir juntos un plan de rescate del cerro del Fortín.

En su carta a MILENIO, el artista explicó que la planta tratadora de aguas se construye en un terreno de su propiedad.

"Era el mismo donde se haría la CaSa Matemática, proyecto que no se pudo concretar debido a lo abrupto del lugar. Esta planta tratadora de aguas negras tuvo una inversión de un millón de pesos y es una aportación del Patronato Pro Defensa y Conservación del Patrimonio Cultural y Natural de Oaxaca (ProOax), del que soy miembro fundador. Tanto las residencias para estudiantes, que se construyeron con recursos de  gobierno del estado y míos, como el jardín de niños Francisco Gabilondo Soler y los vecinos, se conectarán a esta planta tratadora de aguas negras", explicó.

Tras su breve encuentro, el gobernador Cué caminó de la zona del andador turístico ubicado en la calle Macedonio Alcalá, al Palacio de Gobierno, donde saludó y se tomó selfies con las personas que encontró a su paso.

NOTA ACLARATORIA: Una versión anterior de esta nota mencionaba que el encuentro había sido planeado y que el pintor y el gobernador se habían reunido para tratar sus diferencias y buscar acuerdos por la cultura y la ecología del estado. El artista Toledo, en una carta enviada a MILENIO, dijo que se trató de un encuentro breve y casual en el que no trataron esos temas.