• Regístrate
Estás leyendo: Se retira Policía Municipal de la finca en SMA
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 02:16 Hoy

Se retira Policía Municipal de la finca en SMA

Después de la sentencia al padre de los tres menores, se retiraron los elementos de la Policía Municipal, de la finca donde tuvo lugar la balacera 

Publicidad
Publicidad

Después de la sentencia a Antonio Luna, padre de los tres menores asesinados en San Miguel de Allende, se retiraron los elementos de la Policía Municipal, que durante siete meses estuvieron bajo el resguardo de la finca, ubicada a la salida a Dolores Hidalgo, luego de la balacera en la que intervinieron los agentes ministeriales y fueron hallados los cuerpos de los tres infantes.

Los cristales de las ventanas y bardas están intactos, sin daños que revelen lo ocurrido la madrugada del 14 de enero del 2017; desde el exterior se puede observar que por dentro le han hecho mantenimiento.

En el portón fue colocado un mensaje que indica: “Inmueble Asegurado: a la persona que se le encuentre al interior y/o rompa el sello de seguridad, se le detendrá en flagrancia y puesto a disposición de la autoridad”.

Un vecino que por razones de seguridad omitió su nombre, dijo que a 500 metros se encuentra la casa donde hace cuatro años vivían los pequeños con Antonio, Juana y sus hermanos. En ese lugar también vivían otras dos familias.

Sin embargo, las tres humildes casas están deshabitadas, pues una de las habitantes que ahí vivía murió, padecía de diabetes y después de la balacera el lugar estaba sitiado por agentes que constantemente amedrentaban a los vecinos. A los ocho días de la muerte de la mujer, su hijo se suicidó.

“Era muy trabajador, muy responsable”, dice el hombre al referirse de Antonio, cuando se le quebró la voz y con lagrimas dijo: “para estas fechas, la puerta la poníamos de portería, juguetes humildes, ¿que era narcotraficante?, un narcotraficante no le compra esos juguetes a sus hijos”, refirió y dijo que fue una situación triste.

MILENIO también hizo un recorrido por la casa deshabitada de la familia Luna, en la que debido a la carencia de energía eléctrica, esa noche del 14 de enero al igual que muchas otras, Juana llevo a sus tres pequeños para que vieran televisión y al mismo tiempo acompañaran Antonio, que se ocupaba como velador de la finca.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.