• Regístrate
Estás leyendo: Se preparaba Pancho para un campamento científico
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 06:10 Hoy

Se preparaba Pancho para un campamento científico

Compañeros de Francisco Álvarez Quesada, asesinado en la colonia Quinta Velarde, dicen que tomarán su ejemplo de vida como inspiración

Publicidad
Publicidad

Con apenas 17 años de edad, Francisco Álvarez Quesada tenía claro que quería crear una empresa que fuera sustentable, la cual aprovecharía los residuos del agave, por ello se preparaba en el inglés, para acudir el mes que entra a un campamento científico en Virginia, en Estados Unidos, pero todo eso y más quedó trunco con su asesinato.

El pasado martes 29 de agosto, cuando regresaba junto con un compañero de su clase de idiomas en el Proulex de la Universidad de Guadalajara, ubicado en el Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingeniería (CUCEI), un delincuente los encaró para quitarles sus pertenencias. Francisco no habría opuesto resistencia, pero el desconocido decidió robarle la vida: lo apuñaló.

Amigos y compañeros ahora lo tomarán como inspiración, pues era un chico excepcional, buen estudiante, alegre, emprendedor, bailador de salsa y escritor entre muchas otras cosas, según lo recuerda Antonio Talavera, presidente de Asociación Mexicana de Ex Becarios del Departamento de Estado de Estados Unidos (AMEB) capítulo Occidente, en donde Francisco había logrado ser apoyado para ir al campamento científico.

“Él tenía el deseo de estudiar en los Estados Unidos en un campamento de verano, campamento de ciencias, para becarios, que tengan una estancia de cuatro semanas en los Estados Unidos aprendiendo y conociendo a chicos y chicas que están como ellos con estas inquietudes”, recuerda Talavera, “con Paco nos quedamos hasta la presentación del proyecto y él iba a asistir a una feria en el mes de octubre, su mentora era la maestra Sandra Salas”.

Conocer cómo perdió la vida fue un duro golpe para sus amigos y colegas, reconoce Talavera. “Francisco fue un joven líder, ganó varios premios de la iniciativa que él tenía, y también le gustaba bailar salsa, escribía poesía, escribía cuentos”.

Su proyecto empresarial consistía en aprovechar los residuos de la industria tequilera, particularmente de la planta del agave, para fabricar tablas que se pudieran usar en la elaboración de muebles de jardín. “Cuando pidió participar en el proyecto (de becas) en algún correo me decía que él tenía las ganas de aprender y que quería aprovechar todas las oportunidades que se le pudieran ofrecer”.

“Lamentablemente a veces vemos en las noticias pues que murió una persona, pero no conocemos su historia y no queremos que la muerte de Francisco sea una estadística más. Francisco era un chico de 17 años, estaba estudiando inglés, se quería ir al campamento de Ciencias en Virginia, le gustaba bailar salsa, siempre sonriente, siempre alegre”, dice su ex colega.

Para honrar su memoria, la AMEB pretende publicar en internet el proyecto que impulsaba Pancho y por el cual estaba siguiendo el camino para obtener recursos de fundaciones o del gobierno estadunidense para genera empleos y aprovechar de manera sustentable un residuo de la industria que es desechado actualmente. También se buscará abrir una nueva convocatoria para registrar a más jóvenes líderes como Pancho, para darles una oportunidad.

“Nos duele mucho saber que también hay jóvenes que están empeñando su vida en la delincuencia, narcotráfico, en la corrupción, que ven estos ideales como si fueran cosas que valen la pena”, expresa Talavera.

MC
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.