Arzobispo de SLP pide perdón a víctimas de pederastia

Jesús Carlos Cabrero Romero calificó de “criminales” a los cuatro sacerdotes acusados de abuso sexual contra menores; llamó al cura Eduardo Córdova a presentarse ante las autoridades.
El arzobispo de San Luis Potosí, Carlos Cabrero se encuentra en toda la disponibilidad de aclarar la situación.
El arzobispo de San Luis Potosí, Carlos Cabrero. (Cuartoscuro)

San Luis Potosí

El Arzobispo de San Luis Potosí, Jesús Carlos Cabrero Romero, pidió perdón a las víctimas de abuso sexual por parte de sacerdotes de esa curia, a los que calificó como "criminales".

Advirtió a la comunidad religiosa que si alguien más “comete estos abominables actos”, ni él ni la iglesia los defenderá porque no se “tolerará a delincuentes”.

En la sede del arzobispado en el centro histórico de la capital potosina, el prelado dio lectura a un comunicado en el que destaca un nuevo llamado al ex sacerdote Eduardo Córdova Bautista para que se presente ante las autoridades judiciales.

Subrayó que “la iglesia es consciente de las infidelidades y pecados de sus miembros, esta conciencia es la que nos hace voltear la mirada al Señor Crucificado para pedir perdón; pero sabemos que ese perdón está condicionado a perdonar nosotros también a los que nos ofenden y a pedir perdón a quienes hemos hecho daño”.

“Expreso públicamente mi dolor, solidaridad y preocupación por aquellos niños y niñas que hayan sido víctimas de abusos por parte de sacerdotes criminales que, con estos actos tan deleznables han causado enorme daño, dolor, tristeza e indignación en sus inocentes víctimas y han llenado de vergüenza a la iglesia”, agregó.

Acompañado del abogado de la Arquidiócesis, Armando Martínez Gómez, el Arzobispo dijo condenar “firmemente estos terribles actos inmorales” y pidió a la ciudadanía a que si sabe de esos crímenes, tenga el valor y la responsabilidad de denunciarlos tanto a las autoridades civiles como eclesiásticas.

Cabrero Romero dijo que consecuente con su responsabilidad al frente de la iglesia católica potosina, “declaro públicamente que no encubriré a ningún sacerdote que traicionando su ministerio sacerdotal, abuse de víctimas inocentes”.

Recordó que hace unas semanas estando en Roma, “dí instrucciones al Canónigo Gilberto Amaya Martínez, Promotor de Justicia de presentar una denuncia civil en contra del ex sacerdote Eduardo Córdova Bautista, por el delito de abuso sexual contra una persona menor de edad”.

Con ello, puntualizó, la Arquidiócesis de San Luis Potosí fue la primera en el país que hace una denuncia de ese tipo, acatando sin pretexto alguno la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, que así lo establece.

En ese sentido, explicó que “corresponde a la persona agraviada y a sus padres decidir si se querellan o no formalmente antes las autoridades civiles”.

Precisó que además “del absoluto cumplimiento de la ley civil mexicana, la Santa Sede, ha suspendido de su ministerio al ahora ex sacerdote Eduardo Córdova Bautista”.

El Arzobispo dijo que “como pastor que tiene el deber de valar por sus fieles y ahuyentar los lobos del rebaño, además de condenar públicamente los actos de pederastia que afectan terriblemente a los más inocentes, he advertido a mis sacerdotes que si alguno de ellos comete estos abominables actos, es denunciado, y probado el delito; ni un servidor, ni la Arquidiócesis de San Luis Potosí defenderá o tolerará a delincuentes”.

Antes bien, aseguró “dejará que la autoridad civil y eclesial actúen con todo el rigor de la ley y pague en consecuencia por sus crímenes”.

En cuanto al ex sacerdote Eduardo Córdova quien se encuentra prófugo, el jerarca de la iglesia católica potosina le pidió que “por el bien de su propia conciencia, y para evitar más daño a la iglesia, dé la cara y responda de los terribles crímenes que se le acusa y asuma con responsabilidad las consecuencias de su condenable conducta”.

El Arzobispo se limitó a leer el comunicado en rueda de prensa en la que no se aceptaron preguntas de los reporteros.