• Regístrate
Estás leyendo: Por escasez reutilizan agua en San Pedro
Comparte esta noticia
Miércoles , 14.11.2018 / 06:19 Hoy

Por escasez reutilizan agua en San Pedro

Incluso han tenido que prescindir de actividades como un baño diario, el cual ante la situación lo consideran un 'lujo'.
Publicidad
Publicidad

Los niños corren descalzos y contentos en las calles persiguiendo a sus mascotas. Es tiempo de vacaciones y no se preocupan ni se ocupan de peinar sus cabellos ni cambiarse la ropa. Pero en las calles de San Pedro en cada cuadra se evidencia la falta de agua potable. 

Con tinacos y tambos que se mantienen vacíos, las bombas pegadas al medidor no sacan ni gota a una red que se percibe exhausta y de donde sale puro aire con tierra. 

Así pues no son únicamente niños quienes mantienen sus ropas sucias.

Los padres de familia refieren que el baño diario es un verdadero lujo y cuando se lava un uniforme de trabajo se recicla el agua para limpiar los baños y los pisos.


Con la lavadora llena de ropa sucia y la manguera colocada en un tambo en la avenida Gasoducto y la calle Cuarta de la Lázaro Cárdenas, Efrén Vázquez sale del sanitario para decir en un tono sereno que por fin tiene agua en su casa.

“Ya empieza a salir, pero meses atrás no teníamos nada. Venía una pipa aquí cada quince días y no era suficiente. Pero ahora sí tenemos y hay que aprovechar”.

Su tono no es optimista pero contrasta con la rabia generalizada que sienten los colonos a pocas cuadras. Los que son dueños de una miscelánea, de una panadería, o cualquier otro negocio, deben llevar agua en camionetas, contratar pipas, pues las bombas ya no jalan nada.

“Pasan las pipas y no nos quieren dejar agua. Reportamos al Simas y nos dicen que van a venir a checar porque antes mandaban pero ahora casi no, tenemos que andarlas buscando por nuestra cuenta. Hay veces que uno tiene que comprar, póngale cien pesos y aquí en mi negocio me afecta bastante porque coso frijoles, hago salsas, tengo que barrer, trapear y limpiar”, confiesa Manuela Castañeda


Al iniciar la semana la alcalde Ana Isabel Durán Piña, se reunió como cada lunes con los mandos que coordinan las estrategias en materia de seguridad, sin embargo, en estos encuentros no se ha abordado el conflicto que puede desencadenar la ausencia de agua en los ejidos y colonias populares, donde el estado de ánimo de la población oscila entre el conformismo y la rabia. 

“Una vez paré una pipa y no me quiso dejar agua, y le digo: -¿Sabe cuántos días tengo que no me baño? Tenía más de tres y con tanto calor. Mi hija es estudiante de enfermería, está practicando en el Seguro y o sea, no tengo para lavar el uniforme blanco que es el que más usa, el uniforme de enfermera tiene que ir limpio. Lo que hace ella es que agarra un galón y lo lava a mano. Agarra otro para bañarse, y guarda el agua para barrer, para limpiar. Tenemos que reciclar hasta el agua”, apuntó Manuela.

Los conflictos vecinales se esperan. Una señora que no quiso proporcionar su nombre dijo que a su colonia llega un chofer de pipa y le surte a su vecina. Pero a ellos, ni pagándole les ofrece un poco de agua aunque tengan una semana sin bañarse.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.