• Regístrate
Estás leyendo: Saldo blanco en la edición número 24 de la 'Tulpetlada'
Comparte esta noticia

Saldo blanco en la edición número 24 de la 'Tulpetlada'

Devoción y adrenalina corren por las calles de esta localidad de Ecatepec, que emula el tradicional recorrido de Pamplona en España.

Publicidad
Publicidad

Sin incidentes ni lesionados de consideración se llevó a cabo anoche la edición número 24 de la "Tulpetlada" en la población de Santa María Tulpetlac, en esta localidad, donde jóvenes y adultos enfrentaron a seis toros de hasta media tonelada de peso, como parte de las tradiciones para pagar "mandas" religiosos en honor de "Cristo Rey".

Desde hace unos 24 años se ha hecho común este evento, como se hace en Pamplona, España, donde la comunidad se organiza para llevar a cabo sus festividades religiosas.

"Ya llevamos 24 años con este evento y aquí la gente nos ha apoyado mucho en cuestión para llevar a cabo todo esto; obvio todos entran aquí bajo su cuenta y riesgo", dijo Quintín Ayala, uno de los organizadores de la "tulpetlada".

En efecto, jóvenes y adultos se hacen presentes en la calle principal para estar en la salida de los astados, que llegan a pesar hasta media tonelada.

Algunos quedaron tendidos en el suelo, pero se levantaron para echar a correr, alejándose de la testa y los cuernos de los buriles.

Todos ellos dicen hacerlo por tradición, principalmente, aunque otros se enfrentan a los toros como parte de un pasatiempo, para darle emoción a las festividades de la población.

"Yo lo hago por pasión, por pasar los toros" expresó Víctor Ayala, uno de los participantes; en tanto que otro de ellos, Mario Rivas, de plano soltó que lo hace "por la adrenalina un poco y también por devoción; ya son 15 años, mi familia organiza año con año esta tradición".

En cambio, desde las azoteas de las viviendas, detrás de las vallas o de los balcones, decenas de pobladores optaron mejor por hacer de espectadores, de aplaudir o de sufrir a la hora de ver las escenas cuando, apenas son lanzados los animales a la calle, comienzan a presentar los primeros "caídos".

"Ahorita estamos a las vivas, jajajaja", dice Paula, una de las vecinas asistentes; en tanto que María de Jesús expresa que "como madres venimos de responsables con nuestros hijos y cada quien hay que cuidar los que traemos ¿no?".

Para regocijo de los asistentes y de los participantes, luego de varias horas de realizarse la "Tulpetlada", el saldo fue blanco, quedándose con algunos golpes los últimos sin mayor consideración.

Luego se abrió paso a la fiesta patronal, acompaña de música de banda de pueblo.

LC

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.