Cuesta 5 mil pesos al mes mantener a un seminarista en Puebla

El seminario poblano cuenta con más de 260 estudiantes, quienes deben realizar al menos 10 años de estudio para estar en condiciones de lograr la ordenación.
El 70 por ciento de los jóvenes no concluyen sus estudios.
El 70 por ciento de los jóvenes no concluyen sus estudios. (Jaime Zambrano)

Puebla

La manutención de cada uno de los seminaristas que estudian en el Seminario Palafoxiano de la arquidiócesis de Puebla, ubicado al norponiente de la capital del estado, asciende a cinco mil pesos al mes.

Actualmente, el seminario poblano cuenta con más de 260 seminaristas, quienes deben realizar al menos 10 años de estudio para estar en condiciones de lograr la ordenación.

De acuerdo con datos de la arquidiócesis de Puebla, 70 por ciento de los jóvenes que ingresan al seminario, no alcanzan el sacerdocio ante diferentes circunstancias como problemas económicos o familiares, o porque descubren que la vida religiosa no es su vocación.

Los seminaristas deben ser hombres que están a favor del celibato a pesar de escándalos religiosos, que siguen el llamado de su fe para abandonar la posibilidad de engendrar hijos y que dejan amigos, amigas y, en algunos casos, novias para ingresar a camino que tiene como meta la ordenación sacerdotal tras más de 10 años de estudios en teología.

El Seminario cuenta dos partes: el seminario menor donde estudian quienes no cursaron el nivel medio superior en el sistema de educación regular; y el seminario mayor en donde estudian aquellos que pasaron la preparatoria, que estaban en una carrera y hasta quienes ya cursaban alguna maestría. El seminario menor es de tres años y el mayor de 10. Un joven que ingresa desde el seminario menor debe pasar más de 13 años para alcanzar la ordenación.

Los seminaristas cursan materias en donde aprenden griego y romano, lenguas que a pesar de que ya no están en uso, son fundamentales para entender los escritos antiguos; estudian más tres años de filosofía y un sinfín de materias relacionadas con la Biblia, pasan por una etapa pastoral, otra de diaconado y luego esperan a que el arzobispo de Puebla los ordene en catedral.

De manera adicional, los aspirantes a sacerdotes pueden estudiar cursos de italiano, inglés, francés y náhuatl. En el caso de la última lengua mencionada, se resalta su importancia porque en la arquidiócesis de Puebla hay 40 parroquias donde los habitantes hablan náhuatl, por lo que, es fundamental que los sacerdotes sepan el idioma.

Atilano Chávez Rodríguez, seminarista, explicó que para la manutención de cada seminarista, se requieren cinco mil pesos al mes, por lo que, para recaudar recursos, se organiza la Feria Guadalupana que comenzó el pasado 6 de diciembre y culminará el próximo 12 de diciembre, día de la Virgen de Guadalupe.

“Por cada seminarista, al mes, se gasta la cantidad de cinco mil pesos. Es un costo elevado. Un seminario es importante, lo decía San Rafael Guizar y Valencia, obispo de Xalapa: para que la iglesia sobreviva, puede faltar un templo pero lo que no puede faltar es el seminario, el corazón de una iglesia, es donde bombea la sangre para alimentar el cuerpo”, expresó.