En Morelos detectan banda de robo de combustible

La Policía de Investigación Criminal informó que decomisó ocho bidones de gasolina estaban llenos con 200 litros cada uno. 

Huitzilac

La Policía de Investigación Criminal (PIC) y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) detectaron la operación de una banda criminal dedicada a la ordeña y venta ilegal de gasolina en la parte norte del estado de Morelos, donde estarían ubicadas tomas clandestinas.

Martín Rizo Muñoz, titular de la PIC, confirmó que existe una investigación que se realiza desde hace varios meses en los municipios de Cuernavaca y Huitzilac para localizar la operación de varios sujetos que han sido señalados como ladrones y vendedores de gasolina.

Como parte de esta indagatoria, este jueves los elementos de la PIC aseguraron varios bidones de gasolina, 500 metros de manguera y varios vehículos dedicados a la transportación y cuidado del combustible robado.

De acuerdo con información oficial, durante un recorrido realizado este jueves en el municipio de Huitzilac, elementos de la PIC localizaron en el poblado de Coajomulco, del municipio de Huitzilac, una camioneta Ford azul de redilas con placas HD 03786 del Estado de Guerrero, que 8 bidones con gasolina listos para ser comercializados.

Además, detrás de la camioneta, viajaba un automóvil Nissan Tsuru color vino con placas PXE 8972 del Estado de Morelos, con reporte de robo. Cuando se les marcó el alto a ambos vehículos, emprendieron la huída por la carretera federal México-Cuernavaca, rumbo al sur.

Los elementos policiacos iniciaron una persecución, a la que se unió personal de Ejército, tras solicitarles el apoyo, por lo que los automotores fueron seguidos hasta el poblado de Chamilpa, ubicado al norte de Cuernavaca, donde los sujetos que tripulaban los automotores, se dieron a la fuga.

Al realizarse una revisión a los vehículos, no sólo se confirmó que los ocho bidones de gasolina estaban llenos con 200 litros de gasolina cada uno, combustible que se presume fue extraído de una toma clandestina en esa zona.

Cerca de donde fueron abandonados los vehículos, fue localizada una vivienda de madera donde fue encontrado un bidón más, así como diversas mangueras de plástico, y otras garrafas, presumiblemente para el robo de la gasolina, por lo que se presume que el lugar es utilizado como punto de reunión para mantener su operatividad y hurto del combustible en una de las gasolineras cercanas.