Protección Civil de Querétaro pide ayuda para localizar fuente radiactiva

Solicitó a la población que en caso de encontrar el equipo se reporte de manera inmediata al 089 o a la Comisión Nacional de Seguridad; 01 800 00 413 00 01, sin tocarlo. 
El iridio 192 no debe ser manipulado por la gente.
El iridio 192 no debe ser manipulado por la gente. (Segob)

Querétaro

La Coordinación Estatal de Protección Civil solicitó la colaboración de la ciudadanía para la localización de la fuente radiactiva de Iridio-192, número de serie WL1405, utilizada en la práctica de radiografía industrial, que fue robada ayer en el municipio  de San Juan del Río.

En un comunicado, detalló que en caso de encontrar el equipo se tiene que reportar de inmediato a los números telefónicos 089 de la Coordinación Estatal de Protección Civil; 088 de la Comisión Nacional de Seguridad; 01 800 00 413 00 01 del Centro Nacional de Comunicaciones de Protección Civil, y 01 800 111 31 68 de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias.

Refirió que la categoría de riesgo de estas fuentes es Categoría 2 y en caso de que la fuente sea extraída del contenedor, se trata de una fuente peligrosa para las personas. 

"Esta fuente, si no se maneja en condiciones de seguridad tecnológica o no se protege con seguridad desde el punto de vista físico, podría causar lesiones permanentes a la persona que la manipule o que estuviese en contacto durante un tiempo breve (de minutos a horas)", alertó.

Incluso, la dependencia expuso que podría ser fatal hallarse cerca de esta cantidad de material radiactivo no blindado durante un periodo de horas a días. 

Señaló que intentar extraer de su blindaje este tipo de fuente, podría causar lesiones permanentes a la persona que la manipule o que estuviese en contacto con ella durante un tiempo breve (de minutos a horas), tales como quemaduras. 

Además, podría ser fatal hallarse cerca de esta cantidad de material radiactivo no blindado durante un periodo de horas a días, causando quemaduras por irradiación que podrían llegar a derivar en muerte de las células de los tejidos del cuerpo humano. 

Dado que este tipo de fuente es un metal, no existe riesgo de contaminación por inhalación y de igual manera, este tipo de fuente metálica no representa riesgo de contaminación para el medio ambiente.

Los síntomas más comunes que puede presentar una persona que ha sido expuesta a la radiación que emite este tipo de fuente, cuando ha sido extraído de su blindaje durante un periodo de horas a días, son náusea, vómito, anorexia, cólicos, diarrea.

Adicionalmente se pueden esperar signos y síntomas cognitivos, confusión, alteración en marcha motora y equilibrio, convulsiones y coma, así como síntomas dérmicos tales como enrojecimiento e hinchazón de la piel sin causa aparente, que podría evolucionar en la destrucción de los tejidos y muerte de los mismos.