Agua del Río Sonora ya es apta para el consumo

El vocero de la Presidencia de la República, Eduardo Sánchez, informó que concluyó la primera etapa de la contingencia por la contaminación al Río Sonora.
Derrame en el río Sonora
Derrame en el río Sonora (Cortesía)

Ciudad de México

El vocero de la Presidencia de la República, Eduardo Sánchez, informó que el tras el derrame tóxico por parte de la minera Buenavista del Cobre, de Grupo México, en el Río Sonora, el abasto de agua para la población ya fue restablecido sin ningún problema.

En conferencia de prensa, el vocero federal dijo que se cumplió con la responsabilidad de contener los daños ambientales y obligar a la empresa a reparar los perjuicios que provocó.

“La primera etapa de este trabajo concluyó porque se indemnizó a las personas, empresas y campesinos afectados. El agua de ríos y arroyos es apta para el consumo”.

Ahora, dijo, inicia la segunda fase que se ejecuta con cargo al Fideicomiso Sonora, con un presupuesto de 2 mil millones de pesos aportados por Grupo México por orden de la autoridad ambiental.

El secretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Juan José Guerra, dijo que están en la segunda etapa del Río Sonora para el apoyo y mejora de la zona.

“El 6 de agosto se dio el derrame de cobre, alcanzó el Río Sonora, que alimenta a la presa El Molinito, fueron cerrados 322 pozos. Por lo que entre el 12 y 15 de septiembre se conformó la comisión ambiental para dar los apoyos a la población en el sector salud, economía, industria y agua”.

Agregó que en total fueron entregados 27 mil 522 apoyos para un total de 22 mil 878 personas.

El funcionario federal detalló que por las características de la cuenca hidrológica, se dividió en cinco zonas.

“Las zona 1 es de 30 kilómetros, que es de donde se originó el derrame, la segunda zona del kilómetro 31 al 140, la tercera del 140 al 180 hasta el kilómetro, la cuarta del 180 a 224 y por último del kilómetro 224 al 276”.

En esta segunda etapa se comenzará por la zona 1 para “remediar” 28 mil 133 metros cuadrados, casi tres hectáreas, lo que significa remover 2 mil 800 metros cúbicos de suelo.

“Los residuos será llevados a las instalaciones de Grupo México, supervisados por la Semarnat, los cuales se llevarán a cabo en ocho semanas”.

Será en las próximas semanas cuando Grupo México dé a conocer el plan que seguirá para las cuatro zonas restantes.

El secretario del Medio Ambiente informó que se crearon nuevos pozos debido a que seis fueron desechados debido a que se encontró un alto número de metales.

“Adicionalmente se van a construir 37 plantas potabilizadoras. Se construirán tres represos y la Conagua va a estar monitoreando durante cinco años las aguas superficiales y las de los pozos. Si se diera el caso de que alguno de los pozos que se contamine, serán clausurados”.