Pide Padrés renuncia de funcionarios federales

El gobernador de Sonora solicitó la dimisión de los delegados de Conagua, Profepa y Sagarpa por no investigar el caso de la represa del Rancho Pozo Nuevo, propiedad del mandatario.

Hermosillo

El gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, pidió la salida inmediata de sus cargos de los delegados federales de Conagua, Profepa y Sagarpa por haber juzgado sin haber investigado el caso de la represa del Rancho Pozo Nuevo, propiedad del mandatario estatal y que presuntamente fue construido sin los permisos correspondientes.

La periodista Denise Maerker, del programa Punto de Partida, denunció que el gobernador panista construyó en el Rancho Pozo Nuevo, ubicado en el municipio de Bacanuchi, una represa de grandes dimensiones provocando el azolve de decenas de pozos de pequeños ganaderos y agricultores de esa región.

En el reportaje, los delegados de Conagua, Profepa y Sagarpa, refieren que la construcción del represo es una obra ilegal, ya que esas dependencias no con cuentan con la documentación que acredite las autorizaciones correspondientes para dicha obra.

Entrevistado por Maerker, el gobernador aseguró que los delegados federales César Lagarda, de Conagua; Jorge Flores Monge, de Profepa y Horacio Huerta Cevallos, de Sagarpa, fueron irresponsables y faltos de ética al prejuzgar sin ningún tipo de investigación sobre la represa, propiedad de la familia Padrés.

Padrés dijo que las acciones de los funcionarios federales mostraron un claro interés político al hacer señalamientos de presunta ilegalidad sin siquiera inspeccionar la obra y pidió la salida inmediata de sus puestos de los tres representantes de las citadas dependencias del gobierno federal en Sonora.

Pide destitución de Haro Bélchez

En la entrevista, Padrés pidió al gobierno de la República la destitución del Procurador Federal de Protección al Ambiente, Guillermo Haro Bélchez "por su irresponsabilidad e incapacidad para prevenir el mayor desastre ecológico en la historia de Sonora", se informó en un comunicado de prensa.

El documento precisa que el gobierno de Sonora piensa que el procurador de Profepa ha cometido una grave falla y que debe responderle al país "incluso si no tiene la capacidad, pues que renuncie".

El jefe del gobierno estatal estimó que tanto Haro Bélchez como el delegado en Sonora, Jorge Flores Monge, fallaron en su encomienda de proteger el medio ambiente al no realizar las revisiones e inspecciones correspondientes a la empresa Buenavista del Cobre, propiedad del Grupo México.

"Estoy muy indignado y la verdad que que sí me preocupa mucho la incapacidad que ha tenido en este caso el procurador (Haro) por no detectar a tiempo ese problema tan grave de contaminación que nos causaron", refirió.

Por eso, puntualiza el comunicado, el gobierno del estado pide al gobierno federal la destitución de su puesto del titular de la Profepa, "pues es más que evidente que falló, primero, en su responsabilidad de prevenir el accidente y, segundo, en tomar las medidas necesarias para la limpieza de la zona".