Se reúnen Alto Comisionado de la ONU y familiares de desaparecidos

Cuestionan en Chilpancingo el traslado de 20 cuerpos no identificados al Cementerio Ministerial, porque no han sido identificados. 

Chilpancingo

El Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Derechos Humanos, Jan Jarab y el primer visitador de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Ismael Eslava Pérez se reunieron con familiares de desaparecidos en Chilpancingo, quienes reclamaron la forma en que se trasladó a 20 cadáveres no identificados de las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) al recién habilitado Cementerio Ministerial.

La reunión del representante de la ONU y del enviado de la CNDH con familiares de los desaparecidos se registró en las instalaciones del seminario de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, en la capital del estado de Guerrero.

En el encuentro los familiares de los desaparecidos se enteraron de que la Fiscalía General del Estado (FGE) tenía programada la inhumación de 20 cadáveres, los que serían trasladados a lo que ahora denominan como el Cementerio Ministerial, en el lado poniente de la ciudad.

De manera inicial, los familiares tenían la información de que los cuerpos serían incinerados, lo que incrementó su inconformidad con las autoridades locales lo que manifestaron a los representantes de la ONU y la CNDH.

Dijeron que la FGE no ha hecho las confrontas correspondientes con los cuerpos que se encuentran depositados en el forense, que de acuerdo con versiones oficiales son más de 200.

Indicaron: "No nos han entregado perfiles, no hay nada, y no es posible que nuestros seres humanos se vayan a depositar como cualquier cosa, igual le solicitamos a la ONU a los representantes, a los altos comisionados, que nos acaban de atender, acabamos de presentar una queja en contra de autoridades federales, estatales en contra de la comisión ejecutiva de atención a víctimas federal proveí no nos ha cumplido".

Señalaron que no han recibido información sobre el procedimiento aplicado a los cadáveres que se trasladarán a las gavetas del Cementerio Ministerial, ya que no les han dado ningún avances relacionado con las averiguaciones que ya deben estar en marcha respecto a cada uno de sus casos.

Aunque son varias las reuniones que han sostenido con la FGE, hasta el momento los avances son nulos, pese a que en algunos casos son años de que se reportaron las desapariciones.

"Queremos justicia, queremos o a nuestros familiares, con vida, o como estén pero ya queremos resultados, no podemos permanecer estáticos esperando que él gobierno haga algo, porque ya vimos que no lo van a hacer", destacaron.

Los integrantes del colectivo hicieron saber al alto comisionado de la ONU y al representante de la CNDH que se les ha revictimizado, ya que han tocado muchas puertas y solo se han topado con una gran muralla de trámites burocráticos.

Dijeron también que han dirigido ya varios oficios al gobernador Héctor Astudillo Flores, en ellos solicitan que los 450 cuerpos que tiene el forense en los municipios de Chilpancingo, Acapulco e Iguala no sean depositados en el panteón ministerial porque no han realizado todas las confrontas, lo que implica el riesgo de que alguno de sus seres queridos se deposite en la gavetas sin que se agote el procedimiento.

El colectivo de amigos de desaparecidos y asesinados aglutina por lo menos a 100 familias que tienen seres queridos no localizados, en algunos casos el problema se remonta a más de ocho años, aunque en otros solo se trata de algunos meses.

Los casos que incorpora dicha organización no son solo de Chilpancingo, algunos corresponden a la Sierra, Tierra Caliente, Costa Chica, Costa Grande, así como los municipios de Eduardo Neri y Mártir de Cuilapan.