• Regístrate
Estás leyendo: Restricciones en la súper carretera por daños
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 19:55 Hoy

Restricciones en la súper carretera por daños

En algunas zonas de la Durango - Mazatlán hay baches muy profundos, además en el túnel como el Pánuco solamente hay abierto un carril en el que se intercala el paso.

1 / 3
Publicidad
Publicidad

En la súper carretera Durango - Mazatlán al comenzar su circulación se harían dos horas y media de trayecto, pero con las averías que ha sufrido y la falta de mantenimiento en algunos tramos, el tiempo se duplica.

Durante un recorrido se detectó que hay personal trabajando en los túneles como el Pánuco, en el que se encuentran empleados de Caminos y Puentes Federales (CAPUFE), mientras solamente hay abierto un carril en el que se intercala el paso.

Guillermo Díaz Castro de la Unidad de Laboratorios de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en Durango, dijo que es seguro transitar la rúa, pero en el caso de este túnel, existe la restricción por arreglos en la estructura.

También comentó que la responsabilidad en estos momentos es de CAPUFE, pues de la SCT termina en el momento de entregar la obra y la calidad es validada por las empresas y el fideicomiso del Banco Nacional de Obras (BANOBRAS).

Aunque también depende que no haya derrumbes o deslaves en las entradas de los túneles, que son los principales lugares donde se registran.

Luego de realizar un recorrido por la autopista, se pueden detectar baches, desniveles y hundimientos. [OBJECT]

Y terminando Durango, luego de el puente El Baluarte, al menos en dos túneles, solamente se puede transitar por un carril y por eso se intercalan.

El túnel Pánuco es el que más daño registra en su estructura, incluso en ese carril, se observa en la bóvedas rasgaduras por la humedad y porque al parecer, no cuentan con el recubrimiento necesario. Son al menos tres boquetes de gran tamaño.

Los trabajadores con un taladro enorme apuntalan las paredes del abovedado. En los otros sitios, la intención se percibe es que pretenden llenar los huecos hechos de concreto que cayó por las lluvias.

Un poco antes, en la entrada del puente El Baluartito, comienza a cerrarse el paso. Un joven trabajador detiene a los autos para que los del sentido contrario pasen. Recibida la señal, levanta la pluma para que atraviese la segunda tanda de autos.

En medio de toneles anaranjados andan los autos y los camiones de pasajeros y de carga entran lentamente al túnel donde los trabajadores realizan acciones de limpieza.

Otros, durante todo el trayecto, con linternas iluminan las grietas por donde se filtra la humedad. Esto se repite a lo largo de los demás túneles.

Antes de El Salto, viniendo de Durango en los primeros kilómetros se encuentran en buen estado, pero conforme se avanza, todo se complica, porque además de los baches, hay una serie de hundimientos que hacen botar al camión de pasajeros.

Quienes conocen el camino, solamente encogen el cuello para no tener daño cervical.

También en el momento de entrar en los puentes como el Neverías y Río Chico sucede lo mismo, la plancha de la estructura se encuentra muy por debajo de la altura de la carretera. El daño a los autos es inevitable.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.