• Regístrate
Estás leyendo: Respeta unión entre personas del mismo sexo, obispo de Chilpancingo
Comparte esta noticia

Respeta unión entre personas del mismo sexo, obispo de Chilpancingo

Sin embargo, Salvador Rangel Mendoza, dijo que que no se les debe denominar matrimonios, sino uniones con derechos civiles. Pidió que no se les  autorice adoptar niños.

 


Publicidad
Publicidad

El obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza manifestó su respeto ante la unión entre personas del mismo sexo, pero precisó que no deben recibir la denominación de matrimonios y tampoco tener la autorización para adoptar niños.

En la casa obispal, ubicada en Chilpancingo, Rangel Mendoza manifestó en un primer momento respeto hacia las personas, independientemente de la preferencia sexual que tengan.

Sin embargo, destacó que no es posible dar la denominación de matrimonio a la unión entre dos personas del mismo sexo, como lo han reclamado desde hace varios años las organizaciones que integran a la comunidad Lésbico-gay.

"Ojalá que no nos confundamos en esto; yo recuerdo que la palabra matrimonio viene de matris, es un genitivo de la madre, monum significa cuidado de la madre por ser la madre de los hijos, lo que siempre se ha entendido así", explicó.

Bajo dicho argumento, el jerarca de la iglesia católica destacó la necesidad de no generar desinformación a partir de las posturas que maneja la iglesia en torno a dicho tema.

Rangel Mendoza sostiene: "Nosotros respetamos estas uniones entre personas del mismo sexo, pero se les puede llamar uniones con derechos civiles, otorgarles ciertas prestaciones como personas e incluso hasta obligaciones".

Insistió: "Lo que debemos evitar a toda costa es que se confundan las cosas; una es el verdadero matrimonio entre un hombre y una mujer, otra las uniones que se les puede llamar como quieran, pero de otra manera".

También manifestó su rechazo ante la posibilidad de que personas del mismo sexo puedan adoptar hijos, porque la integración básica de las familias está compuesta por la base de un hombre con una mujer.

Anticipó que en la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, no habría un acto sacramental a favor de personas del mismo sexo, aún cuando existiera una petición reiterada.

"Hay que distinguir, dentro de la Iglesia católica, el matrimonio es un verdadero sacramento, un rito sagrado por el cual Dios une aquellas vidas y corazones que deciden unirse ante su amparo. El mismo Jesús decía; lo que Dios une que no lo separen los hombres, no puede ser un convenio entre personas del mismo sexo".

A pregunta expresa, dijo que hasta el momento no ha tenido la oportunidad de dialogar con los integrantes de la comunidad Lésbico-Gay.

Reconoció que los integrantes de dichas comunidades también son hijos de Dios, a los que debe darse toda la comprensión posible, pero sin llegar al punto de los sacramentos como el matrimonio.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.