Reabren relleno sanitario de Santiago Tepaxtlaco

La Procuraduría de Protección al Ambiente del Edomex retiró los sellos de clausura al dar cumplimiento a observaciones de impacto ambiental en sus instalaciones.

Naucalpan

Personal de la Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de México (Propaem), retiró los sellos de clausura del relleno sanitario de Santiago Tepatlaxco, operado por la empresa Servicios de Tecnología Ambiental S. A. (Setasa), luego de cuatro meses de suspender el servicios de recolección de desperdicios domésticos en el municipio de Naucalpan.

La empresa informó que ayer, los sellos fueron retirados por personal de la dependencia ambiental, luego de dar cumplimiento a observaciones de impacto ambiental en sus instalaciones para reanudar sus actividades de confinamiento de desperdicios sólidos.

En el mes de mayo de este año, el relleno sanitario fue clausurado por incumplir en la normatividad ambiental, lo que afectó la recolección de 800 toneladas de desechos diariamente que se producen en el municipio de Naucalpan.

Para atender esta contingencia, el gobierno local puso en operación un centro de transferencia en terrenos del ejido de San Mateo Nopala, para la disposición temporal de la basura, medida que permitió retirar la basura acumulada en las calles aunque con severos problemas para regularizar el servicio.

La basura continuará confinándose en otros rellenos sanitarios de la región, mientras se alcanza un acuerdo con el gobierno municipal debido a una deuda por el pago de servicio.

En noviembre del 2010, Setasa cerró las puertas del tiradero al
ayuntamiento de Naucalpan, al que exigió el pago de 52 millones de pesos por concepto de confinamiento de basura, deuda que se elevó a más de 100 millones de pesos.

El conflicto legal entre el gobierno municipal de Naucalpan y la
empresa concesionaria del relleno sanitario que reclamaba en el 2012 un pago de más de 70 millones de pesos, podría prolongarse hasta el término de la actual administración, pues no se ha logrado alcanzar un acuerdo para el pago del servicio de confinamiento de los desperdicios.