• Regístrate
Estás leyendo: Reglamento de tránsito no genera más contaminación: Centro Mario Molina
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 01:09 Hoy

Reglamento de tránsito no genera más contaminación: Centro Mario Molina

La asociación civil dijo que el problema es el gran número de vehículos que circulan, lo que genera congestión vehicular; la situación se agravó con los ajustes al programa de verificación vehicular.

Publicidad
Publicidad

El Centro Mario Molina aseguró que los ajustes al reglamento de tránsito, que entraron en vigor el pasado 15 de diciembre, no afectan los niveles de contaminación que actualmente se han registrado en la zona metropolitana del Valle de México como aseguraron investigadores del Instituto de Ciencias Atmosféricas de la UNAM.

“Desde nuestro punto de vista, el Reglamento de Tránsito, cuyo propósito expreso es reducir accidentes viales, no es un asunto que requiera atención prioritaria desde la óptica de la contaminación atmosférica”, dijo la asociación civil en un comunicado.

Explicó que si bien existe una correlación entre la velocidad y las emisiones, en general el óptimo en emisiones y en consumo de combustible ocurre a velocidades entre 55 y 85 kilómetros por hora, sobre todo si se mantiene una aceleración constante.

Lamentablemente, en la Ciudad de México, independientemente de los límites establecidos, la velocidad promedio en las horas pico está entre 8 y 11 kilómetros por hora, como resultado de la congestión vehicular”, puntualizó.

Dijo que la raíz del problema es el gran número de vehículos que circulan, lo que genera congestión vehicular, “un factor que cada vez pesa más en la mala calidad del aire del Valle de México. Además, genera un deterioro significativo en la calidad de vida y la productividad de los ciudadanos, y reduce la competitividad de la ciudad”.

El Centro Mario Molina señaló que la situación se agravó con los ajustes al programa de verificación para otorgar hologramas en función de la emisión de contaminantes y no del año o modelo de los vehículos.

Además de que en la zona metropolitana del Valle de México hay un gran número de vehículos emplacados en otras entidades a fin de evitar el pago de la tenencia y acceder a un holograma incluso sin tener que presentarse a un centro de verificación.

“En los últimos seis meses se ha observado un incremento de cientos de miles de vehículos transitando diariamente. De acuerdo a la Comisión Ambiental de la Megalópolis, podrían estar circulando hasta 600 mil vehículos más todos los días”, mencionó.

Agregó que en muchos de los casos se trata de autos que tienen altos niveles de emisiones y que lograron obtener el holograma cero a través de actos de corrupción o por fallas en los sistemas de verificación.

De acuerdo con análisis del Centro Mario Molina, a partir de mediciones realizadas en 2015 con equipo de sensor remoto, cerca del 45% de los vehículos con holograma cero y más del 80% de los que tienen holograma dos rebasa los límites permitidos por la normatividad actual.

“Esto es de por sí grave, pero aún más si se considera que esos límites son demasiado laxos y deben ser actualizados”, destacó.

Agregó que la fuente que más contribuye a la contaminación es el transporte y que son los vehículos particulares los que generan la mayor parte de los precursores de ozono y son la segunda fuente de emisión de partículas finas, después del transporte pesado.

Identificó como otro de los problemas que la edad promedio de la flota vehicular rebasa los 12 años de antigüedad.

Las propuestas para solucionar el problema

El Centro Mario Molina propuso seis medidas para hacer frente a esta problemática.

1. Expandir y mejorar la calidad, seguridad y confiabilidad del transporte público, asegurando su acceso a los segmentos económicos más desprotegidos de la población.

2. Diseñar e implementar políticas para restringir el uso de transporte privado, eliminando el subsidio implícito con el que es favorecido y establecer, por ejemplo, un impuesto o tenencia asociados al valor del vehículo y sus emisiones.

3. Regular el transporte de carga intra e inter urbano en lo que respecta a pesos y dimensiones permitidas, rutas y horarios de acceso y circulación, y procesos de inspección físico mecánica y de verificación de emisiones.

4. Impulsar políticas de desarrollo territorial, para contener la expansión de la mancha urbana, fomentando la densificación, usos de suelo mixtos y rescate del espacio público y áreas verdes.

5. Combatir la corrupción y asegurar que los centros de verificación vehicular se ajusten a la normatividad vigente, así como actualizar los límites máximos permisibles de emisiones de contaminantes y calidad de combustibles contenidos en las normas oficiales mexicanas.

6. Incentivar la penetración de tecnologías vehiculares limpias y más eficientes, por ejemplo autos, autobuses y camiones eléctricos e híbridos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.