Irrumpen estudiantes de la UALCA en acto de Aguirre Rivero

Reclaman la firma del decreto que dará vida a esa institución, además de la renuncia de la titular de la Secretaría de Educación del estado.
El gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre,  propuso a los estudiantes reunirse el próximo viernes en la residencia oficial Casa Guerrero.
El gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, propuso a los estudiantes reunirse el próximo viernes en la residencia oficial Casa Guerrero. (Rogelio Agustín Esteban )

Chilpancingo

Estudiantes de la Universidad Autónoma Latinoamericana Caribeña de Ciencias y Artes (UALCA) protestaron en la inauguración del Hospital básico comunitario de Tixtla, evento en el que reclamaron al gobernador Ángel Aguirre Rivero la firma del decreto que legalizará la existencia de dicha institución.

En el acto estaba también la Secretaria de Salud Federal Mercedes Juan López; el secretario de Salud estatal Lázaro Mazón Alonso; varios subsecretarios de Salud Federal y otros funcionarios de la administración estatal.

Cuando inició el discurso del gobernador los integrantes de la UALCA sacaron una manta que colocaron frente a él, en la que se leía "Exigimos decreto y la renuncia de Silvia Romero (titular de la Secretaría de Educación)y De Arturo Salgado Uriostegui".

Dos minutos después de que los alumnos de la UALCA realizarán la protesta, los escoltas del gobernador abrieron paso para que Humberto Salgado Gómez se acercara a dialogar con ellos.

El primer discurso del ex secretario de Gobierno, fue en el sentido de que era un enviado por el gobernador para llegar a un acuerdo, por lo que pidió que guardaran la manta.

Los universitarios expresaron que no la bajarían hasta que tuvieran un diálogo directo con el mandatario, entonces Salgado Gómez reiteró que era el secretario de despacho, sin especificar el área que encabezaba.

Cuando el gobernador realizó un recorrido en el interior del hospital los estudiantes asumieron que no les harían caso, por eso buscaron la calle y se apostaron en la única salida que tenía el hospital básico de Tixtla.

Mientras esperaban, el personal de ayudantía se comunicó con la Policía del estado, que en menos de una hora envió al lugar más 50 elementos habilitados con equipo antimotín.

Aunque se generó tensión no hubo jaloneos, los uniformados ganaron la vanguardia y abrieron un corredor para que los vehículos del gobernador y demás funcionarios se retiraran libremente.

Pese al dispositivo, un grupo de jóvenes ingresó al nuevo hospital y abordó al mandatario, que en la charla directa les dijo que el proyecto no es viable, incluso, acusó al principal promotor, Austreberto Basilio Goytia de perseguir objetivos políticos.

Los jóvenes le replicaron que ya están en clase y que debe hacer algo por rescatar sus estudios.

¿Qué pasará con nosotros? Cuestionaron los estudiantes sin encontrar respuesta.

Aguirre les propuso reunirse en directo el próximo viernes, con la posibilidad de que para entonces ya les tenga alguna propuesta que destrabe el conflicto.

Quedaron de verse por la tarde en la residencia oficial Casa Guerrero, pese al recelo los jóvenes aceptaron la propuesta del Ejecutivo local.