Rechazan planes turísticos en Holbox

Conanp asegura que no aceptará amagos de empresarios y ejidatarios; “a pobladores les impiden tener actividad económica en sus propiedades”: consejo asesor.
En la Isla Grande de Holbox, Quintana Roo, se busca la conservación.
En la Isla Grande de Holbox, Quintana Roo, se busca la conservación. (Archivo)

México

Alejandro del Mazo, comisionado nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), subrayó que esa dependencia no permitirá desarrollos turísticos en más de 1.5 por ciento de la Isla Grande de Holbox, pese a las presiones e intereses de ejidatarios y empresarios que amagaron con desatar una crisis social si no se autoriza en complejos en al menos cuatro cuartos por hectárea. 

“De 0.16 cuartos por hectárea es la densidad que hemos querido promover y la que hemos comentado con ellos; dada la superficie total, nos da un aproximado de 800 cuartos o estructuras de palafitos en toda el área, con lo que se hace un impacto de 1.5 por ciento de toda la superficie, un impacto muy bajo. Nuestro principal objetivo es la de conservación del sitio, aunque eso nos genere problemas con la gente; poco a poco van a ir entendiendo por qué era necesario; yo no diría que es una postura autoritaria, sino una postura de privilegiar la conservación del sitio”, subrayó en entrevista con MILENIO.

Representantes de 32 ejidos, académicos, el gobierno municipal de Lázaro Cárdenas, Quintana Roo, y dueños de tierra en el área de protección de flora y fauna Yum Balam, que conforman el consejo asesor de esa área protegida, reprocharon que “de manera autoritaria”, la Conanp pretenda establecer un plan de manejo para la zona, el cual puede inhibir el desarrollo socioeconómico de los núcleos de población humana ubicados dentro de esa demarcación.

“No tiene sentido la densidad que proponen, es cero, es no desarrollar. Son 0.16 cuartos por hectárea, pero ni si quiera son en tierra, son en el mar, construidos en palafitos, lo cual no es factible, porque los nortes, las corrientes se van a llevar esas estructuras”, reprochó Alejandro Valdés, presidente del consejo asesor de Yum Balam.

Guy Piña Herrera, director de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente del municipio de Lázaro Cárdenas Quintana Roo, recordó que la reserva se creó hace 23 años, y la Conanp tenía la obligación de emitir su plan de manejo al siguiente año para garantizar un desarrollo ordenado, por lo que demandan apoyo a la autoridad ambiental.

“Los pobladores, ejidatarios, los propietarios han manifestado su interés de continuar con los esquemas de conservación; no están negados, pero les limitan la posibilidad de desarrollar cualquier actividad económica en sus propiedades”, señaló.

El pasado 6 de noviembre, la Conanp publicó en su web la propuesta del plan de manejo para su consulta; el próximo jueves se reunirá el consejo asesor, en Cancún, para su discusión, pero ya advierten que estallará una serie de protestas.

“Esto está a punto de ocasionar un problema social, si la Conanp publica un programa de manejo, los ejidatarios y los pobladores no están dispuestos a aceptar una imposición, porque han hecho el trabajo, han seguido las reglas, han sido muy participativos en las reuniones; en ese momento hay una cerrazón completa de la autoridad”, señaló Piña.