Si ratificaban a ex consejeros del ITAIG devolverían liquidación

María Antonia Cárcamo Cortez, ex funcionaria local dijo que "ese ya era un acuerdo interno que teníamos", además de que es una compensación que marca la ley.

Guerrero

La ex presidenta del Instituto para la Transparencia y el Acceso a la Información de Guerrero (ITAIG), María Antonia Cárcamo Cortez sostuvo que en caso de ganar la ratificación para cuatro años más en el cargo, ella y su compañero Marcos Ignacio Cuevas habrían regresado los 843 mil pesos que se asignaron como finiquito.

Cárcamo Cortez es hasta el momento la única ex integrante del ITAIG que busca a los medios de comunicación para dar a conocer su versión, respecto a las condiciones en que se le pagó el finiquito y la razón por la que este se tomó del gasto corriente autorizado para 2014.

Dijo que está "de pie y de frente" para responder lo que se necesite respecto a la liquidación o compensación que se otorgaron la jornada del 12 de diciembre de 2013, dos meses antes de que culminara su periodo de gestión, el 8 de febrero 2014.

Anotó: "Esta compensación es la que marca la ley; así se da en las dependencias estatales y federales, recientemente el Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI) aprobó esta formula para liquidar a los consejeros del IFAI".

Precisó que de los 843 mil pesos cubiertos, cada uno de los ex consejeros debió declarar a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) el 32 por ciento, que es el porcentaje que retiene dicha instancia y que representa 269 mil 760 pesos.

Indicó: "Lo que nos quedó fueron 573 mil pesos que por ley nos corresponde".

Confirmó que durante los 8 años que permanecieron en el cargo, ella junto con sus compañeros Marcos Ignacio Cuevas y Ernesto Araujo Carranza ganaron tres mil 261 pesos diariamente.

Reclamar el pago del finiquito, de acuerdo a la ex consejera fue reclamar un derecho laboral.

Sin pregunta de por medio, dijo que los consejeros del ITAIG ganan menos que los consejeros electorales locales, los magistrados del Tribunal Electoral del Estado (TEE) y del Poder Judicial.

El monto de salario se justifica, "pues fuimos servidores públicos".

Agregó que los trabajadores del instituto recibieron un bono por fin de administración que ascendió a 10 mil pesos, lo que está debidamente fundamentado.

Del parque vehicular que consiste en cinco vehículos, dijo que están en condiciones optimas, lo que puede constatarse salvo en el caso de una camioneta que tiene una falla mínima.

Comentó que la página del ITAG es de lo más actual que existe en el ciberespacio, que sí tiene cuenta de Facebook y Twitter, además de que no se desfondó al organismo.

"Los gastos como sueldos, salarios, erogaciones y prestaciones ya están garantizados. No se dejó a nadie desprotegido", apuntó.

Lo que no hay en estos momentos, es margen de maniobra para contratar más personal, lo que en algún momento puede generar alguna inconformidad por parte de los actuales consejeros.

Para 2014 el Congreso local autorizó al ITAIG un incremento de solo 40 mil pesos, pero insiste que a pesar de las restricciones financieras, los gastos de operación están garantizados para el cierre del año.

Respecto al hecho de que ella y Marcos Cuevas participaron para quedarse cuatro años más en el cargo, la ex consejera explicó que habría pasado con el recurso recibido como liquidación.

"Ese dinero se habría regresado, ese ya era un acuerdo interno que teníamos; era un acuerdo verbal, en el sentido de que si nos quedábamos regresaríamos el dinero", apuntó.

María Antonia Cárcamo sostuvo que siempre hubo la intensión de crear el fondo para el retiro de los consejeros, sin embargo no hubo dinero suficiente para destinarle financiamiento.