• Regístrate
Estás leyendo: Rastro es propiedad de una sociedad, no de productores
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 18:33 Hoy

Rastro es propiedad de una sociedad, no de productores

El presidente de la Asociación Ganadera de San Pedro, Leobaldo Torres Escobar, aseguró que la creación del inmueble fue iniciativa de la Unión de Caprinocultores de La Laguna S.A. (UCLASA).

Publicidad
Publicidad

Leobaldo Torres Escobar, presidente de la Asociación Ganadera de San Pedro, manifestó que el rastro de cabritos se hizo con el fin de apoyar a los caprinocultores, mejorando el precio de compra de sus animales y ofrecerlos a buen precio en el mercado nacional.

Con la inyección de recursos de los tres niveles de gobierno se llevó a cabo la construcción y equipamiento de este rastro regional, aclaró que no logró la certificación TIF, a pesar de reunir las características.

El rastro fue una iniciativa de la Unión de Caprinocultores de La Laguna S.A. (UCLASA), dejó en claro que el rastro no le pertenece a todos los productores, le pertenece a una sociedad.

Leobaldo Torres compartió que al principio de su operación se contaba con una plantilla fija de trabajadores que laboraba en el rastro, luego por malos manejos administrativos la operatividad del rastro fue nula y cesó sus operaciones.

Los representantes de la asociación acudieron a las grandes tiendas comerciales para tratar de colocar su producto y se toparon con las políticas de estos negocios, quienes les compraban el producto y les condicionaron el pago a meses.[OBJECT]

Eso hizo que los productores se descapitalizaran y no pudieran sostener la producción de cabrito pactada, ya que los gastos de operación no esperaban, condenando a la extinción la operatividad del rastro.

La Asociación Ganadera de San Pedro Coahuila, no fue invitada a esta organización. Reconoció que los productores tuvieron parte de responsabilidad en el declive de este rastro, porque optaron por venderle a los "coyotes" sus animales, porque los intermediarios sí les pagaban al momento.

"Los cabritos de calidad los acaparaban los coyotes, luego llevaban al rastro los que no se llevaba el coyote, que eran de menor calidad".

Leobaldo Torres Escobar señaló que algunos socios han pedido la intervención de la Asociación Ganadera de San Pedro para conocer el estatus dentro de la UCLASA, información que se desconoce por la hermeticidad que hay en la organización.

Actualmente se rentan las instalaciones a una empresa de pollos, para que haga sacrificios de las aves de manera higiénica, sin embargo se desconoce por cuánto y cómo se administran estos recursos.

"La Asociación Ganadera de San Pedro Coahuila tiene quejas porque el rastro no hace una disposición higiénica de los restos de las aves que sacrifica, no tenían contenedores especiales ni se incineraban los restos, de tal forma que los ejidatarios encontraban restos de las mismas en pleno campo", señaló.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.