Fijan fianza de 150 mil pesos a quienes quemaron bandera

Los cinco acusados por los delitos de ultraje a la insignia nacional y terrorismo, deberán pagar 30 mil pesos cada uno.
Durante un acto de protesta de la Sección 22 unos sujetos quemaron la Bandera Nacional.
Durante un acto de protesta de la Sección 22 unos sujetos quemaron la Bandera Nacional. (Óscar Rodríguez)

Oaxaca

Un juez federal fijó una fianza de 150 mil pesos a los cinco implicados en la quema de la Bandera Nacional durante las manifestaciones del 1 de mayo en Oaxaca, protagonizadas por maestros de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Los implicados fueron remitidos a un ministerio público federal dependiente de la Procuraduría General de la República (PGR), por la Policía Estatal, señalados por los delitos de ultraje a la insignia nacional y terrorismo, aunque también son acusados por realizar pintas a negocios, fachadas de viviendas y de edificios históricos.

El comisionado de la Policía Estatal, Cuauhtémoc Zúñiga Bonilla, reportó haber remitido a nueve detenidos, pero cuatro quedaron en libertad, sin ningún cargo, por ser menores de edad, entre ellos una mujer.

Solo cinco terminaron por ser consignados, y puestos a consideración de un juez federal que determinó aplicar una fianza de 150 mil pesos por los delitos de que cometieron, 30 mil a cada uno.

Los detenidos aún siguen presos en el penal local de Santa María Ixcotel, por que no han logrado pagar la fianza fijada.

De acuerdo con articulo 191 y 192 del Código Penal Federal, al que ultraje el escudo de la Republica o el pabellón nacional, ya sea de palabra o de obra, se le aplicará de seis meses a cuatro años de prisión o multa de cincuenta a tres mil pesos o ambas sanciones, a juicio del juez.

También a quien haga uso indebido del escudo, insignia o himno nacional, se le aplicará de tres días a un año de prisión y multa de veinticinco a mil pesos.

En tanto el secretario de organización de la sección 22 de la CNTE, Francisco Villalobos, se deslindó de los irruptores a quien catalogó de "infiltrados".