Van 43 oficinas públicas dañadas en 4 entidades

Guerrero concentra el mayor número de ataques, desde pintas hasta incendios; el Congreso y el Palacio de Gobierno son los más afectados.

México

Desde la desaparición de los 43 normalistas el 26 de septiembre pasado, 43 oficinas o edificios públicos de Guerrero, Oaxaca, Michoacán y Chiapas han sido dañados por activistas en protesta por el caso Iguala, con ataques que van desde pintas hasta incendios.

De acuerdo con un recuento hecho por MILENIO, Guerrero es la entidad que concentra el mayor número de agresiones, con 28 instalaciones afectadas durante las movilizaciones de normalistas y de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación (Ceteg).

Uno de los casos más llamativos se dio en Chilpancingo el 12 de noviembre pasado, cuando maestros de la Ceteg incendiaron cinco automóviles en el estacionamiento del Congreso local; el fuego llegó al salón principal de sesiones y a la Biblioteca Sentimientos de la Nación; además, destrozaron vidrios con piedras y palos.

Este edificio ha sido objeto de otros tres asaltos: septiembre 29 y octubre 13 de 2014, y 7 de enero del presente año, con lo que se ubica como el más afectado durante las protestas.

El Palacio de Gobierno es otro de los recintos preferidos del magisterio. En cuatro ocasiones los docentes realizaron destrozos de diversos tipos, como romper cristales, tirar la puerta principal e incendiar vehículos.

En los últimos meses, las instalaciones públicas más comprometidas en la entidad son las del Instituto Nacional Electoral. En enero pasado, miembros de la Ceteg desalojaron a las personas que se encontraban en un módulo de atención ciudadana y destrozaron el mobiliario del lugar; un día después pintaron la fachada de las oficinas de la Junta Vocal Ejecutiva del distrito 7.

Por otra parte, el 26 de marzo pasado los integrantes de la Ceteg pintaron la fachada de la sede estatal del INE en Chilpancingo tras una marcha en apoyo al caso Iguala.

En Oaxaca se han presentado por lo menos 11 casos donde los edificios públicos han visto algún tipo de daño. En la entidad destacan los actos violentos que se registraron el 2 de octubre en el centro de la ciudad durante la marcha en apoyo de los familiares de los 43 normalistas desaparecidos, así como la toma de las oficinas del PRI por integrantes de la Coordinadora Estudiantil Normalista del Estado de Oaxaca, que dañaron vehículos y pintaron la fachada del edificio.

En Chiapas, ayer fue destrozado un edificio de la SEP y el 20 de noviembre pasado una plaza comercial fue atacada. Por otra parte, en Michoacán los maestros realizaron actos vandálicos en el Palacio de Gobierno y en la sede estatal del PRI.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]