No renuncié por asuntos de salud: ex secretario del Trabajo de Morelos

José de Jesús Pérez dijo que las presiones de secretaria de Finanzas, Adriana Flores y al consejero Jurídico, Juan Salazar Núñez, presentó su dimisión.

Cuernavaca

José de Jesús Pérez, ex secretario del Trabajo de gobierno de Morelos, reveló que su salida de la administración estatal derivó las presiones que recibió para "atentar contra los derechos de los trabajadores", y no por asuntos de salud como se aseguró.

En entrevista, el abogado laboralista quien arribó a la administración estatal en 2012 por invitación del gobernador, Graco Ramírez Garrido Abreú, señaló a la Secretaria de Finanzas, Adriana Flores y al Consejero Jurídico estatal, Juan Salazar Núñez de ser los responsables de la decisión que tomó en febrero pasado para dejar el gabinete.

Gabriela Gómez Orihuela, delegada del Trabajo en Morelos sustituyó a José de Jesús Pérez durante un evento público que encabezó el mandatario estatal, donde también se realizaron otros cambios, entre ellos, el del director del Instituto de Crédito para Trabajadores al Servicio del estado de Morelos (ICTSEM).

El ex funcionario, quien este martes acudió a Palacio de Gobierno para acompañar una protesta de la organización, Nuevo Grupo Sindical (NGS), eximió al gobernador del estado de Morelos, Graco Ramírez de haberlo presionado, al tiempo que exhibió a la secretaria de Administración y al Consejero Jurídico de estar detrás de esas presiones.

"Me pidieron que declarara una huelga inexistente... yo les dije que lo primero que había que hacer, era regresar a la escuela (de derecho) porque para que una huelga se declare inexistente, primero tenía que existir", aseguró el entrevistado al relatar que se negó a seguir la farsa desde la Secretaría del Trabajo.

Un mes antes de su salida del gobierno estatal, el sindicato de trabajadores de Conalep se abstuvo de colgar las banderas rojinegras, pese al emplazamiento a huelga establecido para las primeras horas del día 16 de enero de 2015. Pocos minutos antes de iniciar la huelga, la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCyA), declaró inexistente el movimiento lo que fue considerado por los trabajadores como "un acto de provocación, en lugar de un acto de acercamiento de la autoridad".

En marzo, días antes de la salida del ex funcionario, se anunció que el conflicto en el Conalep se había solucionado y que la huelga se había conjurado, luego de un nuevo emplazamiento a huelga y la revisión del contrato colectivo de trabajadores de los Conalep en el estado.

Pérez aseguró que el gobernador de Morelos es su amigo, y por ello aceptó a incorporarse a su gobierno, sin embargo, consideró que los funcionarios que le acompañan no le informan y muchos menos le solicitan indicaciones para actuar.