Por accidente, cae presunto pederasta

El dueño de una empresa organizadora de campamentos fue capturado luego de una presentación con padres de familia.
Víctor Hugo Herrera Preciado, de 41 años.
Víctor Hugo Herrera Preciado, de 41 años. (Especial)

Zapopan, Jalisco

La mañana del 8 de septiembre, un grupo de padres de familia fue citado a una junta en El Centro de Desarrollo Integral Arboledas, del municipio de Zapopan, Jalisco, en la que les iban a exponer las bondades de que sus hijos participaran en un campamento escolar organizado por una empresa dedicada desde hace dos décadas a este tipo de actividades.

Todo transcurrió con normalidad en el salón del centro de estudios de la colonia El Colli Urbano, al que fueron convocados. En una pantalla iban a ver los detalles del campamento organizado por la empresa Acampa, cuyo dueño, Víctor Hugo Herrera Preciado, estaba al frente, listo para exponer. El destino le cambió la vida en segundos.

Como salido de un guión cinematográfico, Víctor Hugo encendió su computadora y lo primero que apareció en la gran pantalla fueron imágenes pornográficas protagonizadas por niños, sus manos temblorosas intentaron detener la reproducción de los videos; sin embargo, bastaron unos segundos para que los padres de familia, boquiabiertos e indignados, abandonaran el salón, no sin antes llamar a la policía.

Agentes de la Fiscalía General del Estado de Jalisco acudieron al llamado de los tutores, quienes acusaron al hombre de haberles mostrado imágenes con pornografía infantil en la reunión previa.

Herrera Preciado fue llevado a declarar ante el Ministerio Público del fuero común; ante los agentes rechazó haber realizado los videos y aseguró que había obtenido las imágenes por medio de internet. Tras las primeras indagatorias, el detenido fue llevado ante el Ministerio Público federal, en la delegación de la Procuraduría General de la República en Jalisco. También se le decomisó el equipo de cómputo, un iPad, una memoria USB y un celular.

El 15 de septiembre, la PGR consignó a Víctor Hugo ante un juzgado de distrito de la entidad por su presunta responsabilidad del delito de almacenamiento de material pornográfico infantil, previsto y sancionado en la Ley general para prevenir, sancionar y erradicar los delitos en materia de trata de personas y para la protección y asistencia de las víctimas de estos delitos.

BOSQUE DE LA PRIMAVERA

Hace 20 años Víctor Hugo Herrera Preciado fundó su empresa Acampa, dedicada a promover campamentos infantiles, los cuales ofrecía a escuelas, colegios e iglesias, mismos que se desarrollaban principalmente en el Bosque La Primavera, según datos obtenidos de la página de internet www.acampa.com.mx, cuyo contenido ya fue retirado.

“A través de los campamentos y las experiencias vivenciales que éstos ofrecen, deseamos ser un agente de cambio entre la sociedad, promoviendo en nuestras actividades valores eternos que permitan transformar vidas en un ambiente de unidad y respeto; no solamente con su prójimo, sino también con su entorno natural. Dejando así entre nuestros participantes su mejor experiencia formativa y de desarrollo individual”, rezaba el contenido acerca de la empresa.

“¡Un amor sin igual debe compartirse en una actividad sin igual!” Es la frase con la que abre el libro en el que Herrera Preciado, de 41 años, plasmó las experiencias vividas en los campamentos organizados por su empresa, palabras que contrastan con la situación en la que hoy se encuentra involucrado.

Dado el tipo de delito por el que se acusa a Herrera Preciado, la mayor parte del contenido relacionado a la empresa Acampa fue retirado de internet; sin embargo, aún existe un video en el que se aprecian imágenes, presuntamente, de uno de los campamentos organizados por la empresa.

“Este campamento corrompe la integridad de los menores, se encontró evidencia de pornografía infantil en una presentación del equipo Acampa en un colegio de alto prestigio que pretendía involucrarse en sus actividades”, declara en un blog un usuario que se identifica como “papá enojado” y refleja el sentir de los padres presentes en esa junta que significó la caída para el organizador de campamentos infantiles.