Llega policía comunitaria a Chilpancingo

Los integrantes del Frente Unidos por la Seguridad y el Desarrollo de Guerrero acusan que la extorsión, los secuestros y los asesinatos continúan pese a la presencia de los policías federales.

Chilpancingo

Un grupo de policías comunitarios que forman parte del Frente Unido por la Seguridad y el Desarrollo del Estado de Guerrero (FUSDEG), creado el 23 de enero pasado, arribó la madrugada de este sábado a Chilpancingo para evitar que el robo, los asesinatos y las extorciones sigan aumentando en la zona.

A petición del comisario, Arquimides Vargas Encarnación, los integrantes del FUSDEG, creado el 23 de enero pasado, tras separarse de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), llegaron a la entrada de Petaquillas y de ahí se desplazaron hacia las primeras colonias de Chilpancingo, que son los fraccionamientos Río Azul y Villas Vicente Guerrero.

Durante tres horas realizaron un operativo de vigilancia sin complicaciones, instalando filtros en el entronque que comunica con el circuito Río Azul, a seis kilómetros de la carretera federal México-Acapulco.

Para las 07:00 horas arribaron por lo menos 300 elementos del 50 batallón de infantería, cuyo comandante les solicitó despejar la carretera y replegarse hacia sus pueblos de origen, para no incurrir en un acto violatorio de la ley.

Hubo una discusión que se prolongó por espacio de una hora; a las 08:00 horas advirtieron que darían un plazo de diez minutos para que se retiraran, de lo contrario procederían a desarmarlos.

Para las 09:00 los habitantes de Petaquillas se movilizaron hacia la carretera para resguardar a los comunitarios que horas antes llegaron para ofrecerles seguridad.

El comisario Vargas Encarnación señaló que pese al blindaje de 3 mil militares y mil policías federales que hay en la cabecera municipal de Chilpancingo, los actos de tortura, extorsión, secuestros y asesinatos en Petaquillas se mantienen a la alza, de ahí que hayan lanzado la petición de apoyo para los comunitarios del Valle.

Hasta el momento la situación entre militares, comunitarios del FUSDEG y pobladores es tensa.