Policía impide instalación de ambulantes en el zócalo de Cuernavaca

Hace dos semanas, el gobernador  de Morelos, Graco Ramírez, y el alcalde de la capital, Cuauhtémoc Blanco, acordaron el retiro total del ambulantaje, que tenían cerrados todos los accesos al centro.

Cuernavaca

Policías antimotines mantienen rodeada la plancha del zócalo de la ciudad de Cuernavaca, para impedir la instalación de casi 200 comerciantes ambulantes que se niegan a retirarse de la zona.

Desde las cuatro de la mañana, unos 150 elementos con equipo antimotines iniciaron un operativo para evitar que los comerciantes se asienten en el corazón de Cuernavaca, particularmente en los claros y plazoletas donde lo permiten las obras de remodelación de la plancha del zócalo.

Mientras los policías y las autoridades civiles se mantienen en el operativo, los ambulantes permanecen en el lugar, a la espera de alguna solución; mientras tanto, sus puestos y mercancía siguen empacados y sobre "diablitos".

Hace dos semanas el gobernador del estado, Graco Ramírez y el alcalde de la capital, Cuauhtémoc Blanco Bravo, acordaron el retiro total del ambulantaje, que materialmente tiene cerrados todos los accesos del zócalo.

Pese a ello, el Nuevo Grupo Sindical (NSG), organismo que afilia y protege a los ambulantes, protestó con marchas y bloqueos en las calles aledañas y amagó con otras acciones para impedir que los comerciantes fueran retirados, salvo que en la propuesta de salida se incluyera una reubicación en locales comerciales.

El operativo incluye el sellado de los accesos a la plancha del zócalo y el impedimento para que los comerciantes se asienten en la calle, sobre el arroyo vehicular, banquetas o plazoletas.

Edgar Contreras MacBeth, director de Gobernación de Cuernavaca, aseguró que el operativo es indefinido y busca mantener la zona libre de ambulantes, aún cuando éstos no estén de acuerdo.

Indicó que las pláticas con los comerciantes, incluido un gruode indigenas mazahuas, podrían iniciar este jueves, pero adelantó que no habrá posibilidad para que se mantengan en el lugar ni tampoco se tiene proyectada una reubicación.