Inauguran Monumento al Policía Caído en Chihuahua

El gobernador César Duarte dijo que desde 1986 hasta el 13 de febrero han caído en cumplimiento de su deber 543 agentes. 

Chihuahua

En memoria de los 543 agentes que cayeron en cumplimiento de su deber desde 1986 hasta el 13 de febrero del presente año en Chihuahua, el gobernador César Duarte Jáquez, develó el Monumento al Policía Caído en la plaza de las aguas danzarinas de esta capital.

Durante el evento, el mandatario fue acompañado por su esposa, Bertha Gómez; Jorge González Nicolás, fiscal General del Estado y el alcalde, Javier Garfio Pacheco, y por la niña Ilse Peña Franco, hija del extinto comandante, Luis Felipe De la Peña Ramos.

Frente a los integrantes del presídium, donde destacaron las autoridades civiles y militares, la menor, antes de depositarle una ofrenda floral en compañía del gobernador, dijo que su padre ofreció su vida para proteger con valentía a los chihuahuenses.

“Nos reunimos para homenajear a quienes dieron lo más valioso que tiene un ser humano, por eso en un sobrio mármol negro se inscribieron los 543 nombres de los chihuahuenses que han entregado su vida por la seguridad y tranquilidad de la sociedad”, expresó Duarte Jáquez después de que se posara en su hombro una paloma blanca.

Al comprometerse a no dejar solos a los hijos de quienes perdieron la vida, anunció que a mediados de año se entregarán los primeros cientos de viviendas para los policías que merecen ser reconocidos por la sociedad y para tener condiciones dignas de vida.

Tras citar el Himno de Chihuahua que hace alusión a los héroes de hoy y de ayer, dijo: “los hacemos presentes en un espacio que distingue en corazón social, político y económico de Chihuahua, un lugar en el cual las familias se reúnen para admirar la gran capital”.

Reconoció que los agentes inmolados estuvieron dispuestos a todo, menos a tolerar a quienes quieren vivir de los demás, violentar la ley, atropellar los derechos de los ciudadanos, por lo que hizo patente su respeto por quienes brindaron su vida para que Chihuahua mantenga la tranquilidad y la paz.

En su mensaje se dirigió a los policías municipales y federales para refrendar que la “estatal” está dispuesta a seguir con la coordinación que se tiene: “que la sangre derramada sirva para renovar el compromiso y dar mejores resultados a la sociedad”.

Al tomar la palabra González Nicolás, declaró: “hay causas por las que vale la pena morir, la nuestra es servir y proteger a la sociedad para que Chihuahua viva en paz”, subrayó al reflexionar sobre cuántos ciudadanos estarían dispuestos a dar su vida por la sociedad.

“Este sacrificio no ha sido en vano, por eso los homenajeamos y reconocemos en este acto dedicado a ellos, así como a sus familiares que sufren una irreparable pérdida, por eso la institución a la que pertenecían siempre los recordará y valorará su entrega”, dijo.

El titular de la FGE resaltó que su entrega no ha sido inútil, pues en los últimos meses se rescató a varias víctimas de manos de secuestradores, se efectuó el desmantelamiento de células delictivas y se combatió con más tecnología y mejor coordinación al crimen.