Muerte de empresario prende los ‘focos rojos’ en Oaxaca

El procurador Héctor Carrillo dijo que no descartan que la muerte de Griserio Valencia sea por una venganza. 

Oaxaca

El procurador de Justicia de Oaxaca, Héctor Joaquín Carrillo, aceptó que el asesinato del empresario Griserio Valencia, hermano del presidente municipal de San Agustín Loxicha, Oscar Valencia, “prende los focos rojos”, por el crimen podría estar relacionado con un ajuste de cuente derivado de una nueva irrupción o presencia grupos armados en la zona.

Recordó que en 1996, se reportó un levantamiento armado protagonizado con el Ejército Popular Revolucionario, que generó un desarme y detención de varias personas en la zona, que a la postre desemboco en una serie de ajusticiamientos.

“Hasta al momento después de los peritajes realizados en materia forense y criminalística, solo se ha podido establecer que en el atentado se utilizaron armas de grueso calibre de uso exclusivo del ejército.

La víctima fue emboscado sobre un camino de terracería por sujetos desconocidos que le dispararon a larga distancia”.

Abundó que se están siguiendo varias líneas de investigación, incluso si el atentado tiene alguna correlación los eventos reportados en la zona en 1996.

Sin embargo, la investigación respecto del caso tendrá que agotarse hasta las últimas consecuencias, para establecer si sigue operando el EPR en la región o el crimen puede estar relacionado con algunas otras circunstancias.

“Tal vez una venganza personal o una cuestión política, tomando en cuenta que el hermano de la víctima es presidente municipal de San Agustín Loxicha.

Vamos a indagar si alguien quedo dolido por alguna razón o si había existido alguna amenaza de muerte en contra de la víctima o de sus familiares”.

El procurador no descarto ordenar que el alcalde de San Agustín Loxicha testifique en relación al atentado, además de sus opositores entre ellos Jesús Martínez, quien contendió en la elección para ser concejal del poblado.