Inician policías comunitarios búsqueda de desaparecidos

Provenientes de Olinalá y Temalacatzingo, llegaron a la Normal de Ayotzinapa para acompañar a los padres y estudiantes para localizar a los 42 normalistas desaparecidos desde el 26 de septiembre.

Chilpancingo

Policías comunitarios de Olinalá y Temalacatzingo se desplazaron de la Montaña hacia Tixtla, de ahí partieron a Iguala para comenzar la búsqueda de 42 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, quienes desaparecieron la noche del 26 de septiembre de 2014 por policías municipales y miembros del crimen organizado.

La búsqueda ciudadana fue promovida por padres de los jóvenes desaparecidos, ellos hicieron la convocatoria principalmente a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) de San Luis Acatlán, sin embargo, los integrantes de dicha Casa de Justicia no llegaron.

Acudieron los integrantes de la Policía Ciudadana y Popular (PCP) de Temalazatzingo, que tiene presencia en 25 pueblos indígenas de la zona de la Cañada, en la Montaña baja del estado.

También llegaron integrantes de la Policía Ciudadana (PC) de Olinalá, la cual fue fundada por Nestora Salgado García, actualmente presa en el penal de máxima seguridad de Tepic, Nayarit.

Este grupo se sumó a la CRAC a través de la Casa de Justicia de El Paraíso, municipio de Ayutla de los Libres, sin embargo, fue desconocido por el coordinador de San Luis Acatlán, Eliseo Villar Castillo.

La espera

La caravana saldría desde las 10:00 horas del miércoles de la Normal Rural, sin embargo, los grupos de la PC se reunieron en la noche del martes en Olinalá y consideraron conveniente partir rumbo a Tixtla hasta las 07:00 del día siguiente.

Arribaron a la escuela después de las 12:00 horas, se presentaron ante la sociedad de alumnos, los padres de familia y las organizaciones que han acompañado el movimiento.

De playera beige, con el escudo en forma de estrella en el pecho y el rostro de Emiliano Zapata bordado, los de Temalacatzingo se distinguieron rápidamente porque solo portaban palos y machetes.

Los de Olinalá, de playera verde-olivo y cachucha del mismo color portaban en su mayoría armas de fuego; rifles y escopetas de bajo calibre.

Con discreción admitieron que van a una zona complicada, en la que a pesar de la vigilancia policíaca y militar todavía se percibe una fuerte presencia de la delincuencia organizada.

Cambio de ruta

Vidulfo Rosales Sierra, abogado de los padres de familia explicó que inicialmente se tenía considerado comenzar la búsqueda en la Sierra del Filo Mayor, comenzando por la comunidad de Los Morros, en el municipio de Chichihualco.

El recorrido está previsto que dure cuatro días a partir del jueves 15, además de los cerros de Iguala. Se tiene previsto que pase por la zona minera de Carrizalillo, en donde se denuncia que la delincuencia controla varias de las actividades productivas.

Los padres han recibido información respecto a que sus hijos están vivos y son obligados a desplazarse de manera constante entre los cerros, por eso es que solicitaron el apoyo de los policías comunitarios, que al ser gente de campo conoce veredas y puede llegar a puntos en que las policías convencionales no.

Desde octubre pasado, en Iguala hace base un grupo de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), aunque no se informó si tomarán parte del recorrido.

En días pasados, el dirigente de la Unión de Pueblos, Bruno Placido Valerio, reconoció que la búsqueda debería ampliarse a todo el estado, pero no confirmó si se sumaría al plan de acción puesto en marcha por los jefes de familia.

Reunión a puerta cerrada

Los grupos de la PC de Olinalá y Temalacatzingo pertenecen a sistemas de organización diferentes, aunque nunca han reñido entre sí.

Por eso, solicitaron que les permitieran reunirse en privado, se les habilitó el comedor y durante más de dos horas discutieron la estrategia que seguirían.

Después de las 15:00 horas, los comunitarios, padres de familia, activistas de organizaciones y maestros disidentes integraban una caravana que abandonó el plantel y tomó rumbo hacia el nuevo libramiento que comunica con Chilpancingo, después encarriló su ruta por la carretera federal México-Acapulco para dirigirse hacia Iguala.

Ahí pernoctarían y afinarían los detalles para que a partir de las 06:00 horas del lunes inicien la búsqueda en la zona serrana, en los lugares a que no han subido las corporaciones policíacas ni los grupos de la UPOEG.

Melitón Ortega, uno de los voceros del movimiento reconoce que el riesgo es latente, porque en la zona todavía existen células de delincuentes que no están de acuerdo con su arribo, sin embargo, sostuvo que no pretenden meter reversa.