Padres de joven asesinado en Guerrero caminarán al DF

Rosa María Moreno, madre de Alan Cerón Moreno asesinado en el 2011, dijo que esta acción es para evitar que la muerte de su hijo quede impune. 
La madre de Alan exige justicia para su hijo muerto en el 2011.
La madre de Alan exige justicia para su hijo muerto en el 2011. (David Monroy)

Cuernavaca

Los padres del joven Alan Cerón Moreno, plagiado en esta ciudad la noche buena del 2011 y asesinado en la ciudad de Chilpancingo dos días más tarde por un grupo criminal donde también participan policías de Guerrero, caminarán al Distrito Federal para exigir la conclusión de las investigaciones y el castigo de todos los involucrados.

Rosa María Moreno, madre de Alan, anunció que su búsqueda es evitar que la muerte de su hijo quede impune, pues los asesinos y otros responsables de su desaparición y muerte, son parte de un mismo grupo que converge con la delincuencia organizada y la Procuraduría General de Justicia del vecino estado.

En rueda de prensa y a diferencia del tiempo que Rosa María buscó a su hijo, ahora esta enferma. Tiene cáncer de mama, está bajo tratamiento de quimioterapia, ya perdió el pelo y un seno también.

Ante los medios de comunicación, aseguró que además de sufrir la ausencia de su "cachetón" y de soportar que los responsables dela muerte de Alan siguen libres, ahora debe enfrentar un nuevo reto: denunciar a los médicos de un hospital de Morelos donde la mal atendieron del cáncer que sufre, lo que no sólo le llevó a perder el seno, sino también a que la enfermedad se agravara.

Rosa María Moreno leyó una carta, donde pidió al presidente de México, Enrique Peña y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, intervengan para que la denuncia PGR/MOR/CV/011/III/2012 PGR llegue a su conclusión. La señora Moreno aseguró que aún cuando espera reunirse "pronto" con su hijo, es necesario que la muerte de Alan no quede impune.

La noche buena de 2011, Alan Cerón fue levantado junto a otros jóvenes. El grupo armado responsable, estaba conformado por varios sujetos y varios vehículos. En su huida, los delincuentes se encontraron con un operativo policiaco, lo que derivó en un enfrentamiento donde murieron tres sujetos, dos de ellos, policías en activo pertenecientes a la PGJ y la Secretaría de Seguridad del estado de Guerrero. Pese a la refriega, parte del grupo criminal huyó. Alan iba con ellos.

Dos días más tarde, Alan se reportó a su casa desde la PGR de Guerrero, a donde llegó caminando, tras haber huido del lugar donde lo habían llevado. Estaba acompañado de una jovencita. Cuando sus padres llegaron a buscarle a la dependencia, ni la jovencita ni Alan estaban ahí.

La investigación particular de la familia y del abogado Miguel Ángel Rosete evidenció un contubernio entre funcionarios del organismo y delincuentes. Alan fue entregado a sus asesinos, cuando se dieron cuenta que estaba denunciando los hechos. Meses después, Alan fue localizado en una fosa clandestina en Chilpancingo.

Más de tres años después, la denuncia iniciada en la Procuraduría General de la República no ha concluido y no hay responsables detenidos.

Rosete, abogado de los Cerón, dijo que pese a la salud de la madre de Alan, caminarán a la ciudad de México junto con el padre del joven desaparecido, José Alfredo.