• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 08:24 Hoy

Con placas 'restaurarán' memoria de 200 sitios célebres de CdMx

El gobierno capitalino colocará estas placas en cada uno de los lugares imprescindibles del Centro Histórico, en las cuales se explicará su historia y de los personajes que los hicieron famosos.

Publicidad
Publicidad

Pedro Domínguez

El gobierno de la Ciudad de México presentó el libro "Centro Histórico, 200 lugares imprescindibles" del columnista de MILENIO, Rafael Pérez Gay y el periodista Héctor de Mauleón. Pero además, como parte del proyecto, se colocarán en esos lugares placas donde explican su historia.

Editado en conjunto entre el gobierno capitalino y la editorial Cal y Arena, el libro muestra 200 calles y edificios de la capital que hablan de los nombres antiguos que tuvieron así como de los personajes que los hicieron célebres.

"Ahora tenemos 200 placas que recuperan de modo modesto un trozo de la memoria de la ciudad. Los 200 lugares del Centro Histórico reunidos en un libro y puestos cada uno de ellos en el breve texto de una placa adosada a la fachada de edificios históricos de la Ciudad de México pueden leerse como mensajes que vienen del más allá", dijo Pérez Gay.

En la presentación del libro en el Museo de la Ciudad, el escritor recordó lugares emblemáticos como el café de La Concordia, ubicado en las calles de Madero e Isabel la Católica, de 1868. El Sanborns de Tacuba y Eje Central que alguna vez fue la casa de Ignacio Manuel Altamirano.

"Una vez que estas 200 placas se hayan fijado a los edificios y muros del Centro Histórico de nuestra ciudad, un trozo, pequeño y modesto de su memoria quedará restaurado, habrá vuelto de las sombras", dijo.

El libro de 237 páginas muestra uno a uno los lugares más emblemáticos del centro, cuenta su historia y los ubica en mapas divididos en cuatro cuadrantes del primer cuadro capitalino.

En su intervención, el periodista Héctor de Mauleón dijo que después de 90 años, este es el primer intento que se hace por salvar la historia de la ciudad a pesar de los esfuerzos porfiristas por demoler el pasado colonial.

Recordó que fue en 1928 cuando un grupo de intelectuales convenció al gobierno de Álvaro Obregón para que se colocaran algunas placas de talavera amarilla de las que algunas todavía sobreviven.

"Le propusimos al doctor Mancera revertir 150 años de demolición sistemática de la Ciudad de México y podría lograrse colocando en varios edificios históricos pequeñas placas identificativas que volvieran a conectar a la gente con el pasado de la ciudad", abundó.

Enumeró una larga lista de sitios emblemáticos como el Cine Olimpia en Uruguay e Isabel la Católica, donde se transmitió la primera película sonora en México o en Venustiano Carranza 57, donde se ubica la cantina más antigua o Correo Mayor 119, donde la primera Miss México asesinó a su marido.

Incluso recordó que en la calle de Roldán, esquina con San Pablo, corría el canal navegable que dotaba de productos a la Ciudad de México.

"A principios del siglo XX las calles perdieron su nombre original y se les impuso el de las repúblicas latinoamericanas que habían festejado el centenario de la consumación de la Independencia. Desde esa fecha perdimos la capacidad de leer a la ciudad porque la ciudad no tenía ya encriptada una parte de su memoria", concluyó.

En el evento estuvo el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, quien develó las placas que se comenzarán a colocar en la ciudad.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.