Dan a indígenas pies de casa de 3 por 3 metros

El gobierno de Tepic apoyó a 34 familias que estaban asentadas en la Plaza del Músico; entregó 14 viviendas y material al resto.
La construcción, en la colonia Aztlán.
La construcción, en la colonia Aztlán. (Salvador Arellano)

Tepic

La entrega de pie de casas a 14 familias indígenas que se encontraban asentadas en la Plaza del Músico por parte del ayuntamiento de Tepic, Nayarit, ha provocado reprobaciones de la clase política, de la sociedad y de grupos sociales, al considerar una ofensa para las etnias de la entidad.

El pie de casa, que no se encuentra en el programa de vivienda popular del ayuntamiento capitalino, mide de acuerdo con el regidor panista, César Guzmán, 3 metros de frente por 3 metros de fondo, ubicadas en la colonia Aztlán del Verde, en la capital nayarita, y fueron entregadas por la administración municipal debido a la remodelación de la Plaza del Músico localizada en la colonia Mololoa de Tepic.

De acuerdo con datos oficiales del ayuntamiento, que preside el panista Leopoldo Domínguez González, el 1 de diciembre el cabildo aprobó la compra de un terreno de mil 703 metros cuadrados con un valor de 600 mil pesos en el ejido Heriberto Casas, colonia Aztlán del Verde, para construir viviendas para grupos indígenas que se encontraban asentados en la Plaza del Músico. Los pies de casa, según las gráficas publicadas por el ayuntamiento capitalino, cuentan con un baño y una recámara.

El alcalde señaló, ante las críticas por la entrega de estas viviendas, que esta medida se tomó debido a que se encontró con que la Plaza del Músico estaba ocupada por 34 familias de indígenas desde enero de 2014 y vivían en casas habilitadas por cartón y madera.

El director de Obras Públicas municipales, Guillermo Méndez, señaló que 20 familias tenían un espacio donde vivir, por lo que les fue entregado material de construcción para mejoramiento de sus viviendas en sus lugares de origen.

Méndez indicó que a las 14 familias restantes, el cabildo aprobó la compra de un terreno en la ciudad con recursos propios por la cantidad de 600 mil pesos, y a cada familia se les entregó un patrimonio, un terreno de 100 metros cuadrados, un pie de casa, baño y recámara, con proyección para construir.

Las viviendas se construyeron de acuerdo con "la normativa de Sedatu" (Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano), indicó el funcionario municipal.

Sin embargo, dicha normativa indica que las viviendas para grupos indígenas deben tener un espacio de 44.22 metros cuadrados, que constan para dos recámaras, un baño, cocina, área de sala comedor e instalaciones eléctricas para sanitarios.

Ante esto, el regidor panista César Guzmán reprobó la medida, al asegurar que no se le pueden llamar casas, "sé que nuestros hermanos indígenas no contaban con una vivienda, pero esto no es una, es un pie de casa, la mejor opción es promover el empleo, los tamaños no son los adecuados, existen medidas por ley, esta es una obra relámpago".

El presidente municipal Leopoldo Domínguez respondió: "No acabo de entender por qué esa actitud; si revisamos el plano, entre el baño y la recámara hay un espacio donde estamos planteando poner un comedor. Creemos que la situación es normal completamente y nos parece que fue una desinformación que luego generó mucha confusión".

En tanto, la directora del Instituto Municipal de Planeación (Implan), Raquel Velarde, informó que se continúa con los trabajos de remodelación de la Plaza del Músico, debido a que se encontraba invadida por el comercio informal, deterioro, insalubridad y contaminación.

En el municipio de Tepic se localiza una colonia habitada por indígenas la Zitakua, creada hace 30 años y que pretendía ser una reserva para indígenas migrantes de la sierra del Nayar en busca de trabajo y mejores condiciones de vida. A falta de tierras agrícolas y ganaderas, ahora se dedican a elaborar artesanías, su principal fuente de ingresos. El 80 por ciento de sus habitantes son huicholes, el restante son coras o tepehuanos.